Voulez-vous un Macaron????

París……. Bien vale un macaron!!!

La receta que os traigo hoy me transporta a una de mis ciudades favoritas del mundo, la capital francesa, la ciudad de la luz, del amor…

Tengo la inmensa suerte de conocer cada rincón de la ciudad, por eso, en cuanto cayó en mis manos el libro de Annie Rigg “Macarons, un postre delicioso y chic”, no tardé en ponerme manos a la obra y por un ratito, traerme una de las estrellas de las pastelerías francesas a casa.

Citando el artículo de wikipedia sobre el macaron:

“El macaron apareció en la Edad Media, diversificándose hasta alcanzar nuevas formas y nuevos sabores. Oriundo de Italia, el macaron pasó a Francia en el Renacimiento.

Muchas son las ciudades que pretenden su autoría, y múltiples son las leyendas que se crearon alrededor de este dulce a base de clara de huevo, almendra y azúcar.

Algunos textos recogen una receta de macaron que regaló una confitería omeya a un califa otomano en el siglo XV en Siria. En aquel entonces, el dulce se conocía bajo el nombre de louzieh.

Otros afirman que este ‘ombligo del monje’ fue creado en 791 en un convento cerca de Cormery, otros dicen que Catalina de Médicis lo llevó desde Italia.

En el País Vasco francés, el macaron apareció en San Juan de Luz gracias a la iniciativa de un pastelero, M. Adam, que regaló algunos a Luis XIV por su boda en 1660. Desde entonces, los descendientes del pastelero perpetúan la tradición.

En la corte parisina de Versalles, miembros de la familia Dalloyau, cuyos descendientes fundarían más tarde la casa gastronómica del mismo nombre, sirvieron macarons a la realeza de la entonces gobernante casa de Borbón.

En Lorena, el macaron apareció bajo los auspicios de las Señoras del Santo Sacramento, con una receta que se ha mantenido secreta desde el siglo XVIII. La receta de los macarons de Boulay, fiel a la receta original, surgió en 1854. Estos manjares se caracterizan por una costra crujiente y un interior cremoso.

En la década de 1830 los macarons ya se servían de dos en dos con un relleno de mermeladas, licores y especias. El macaron popular en la actualidad es el macaron Gerbert, creado en los años 1880 en el barrio parisino de Beleville. A continuación, se dio a conocer al público gracias a dos establecimientos: el salón de té Pons del Barrio Latino de París, que ahora ya no existe, y la famosa casa Ladurée, que a partir de mediados del siglo XX les dio un tono pastel u otro para diferenciarlos en función de su sabor.

El macaron tal y como se conoce en la actualidad fue inventado por esa misma pastelería,que también introdujo la noción de «macarons del tiempo» para referirse a aquellos que están a la venta durante tres meses.”

Siempre había oído decir que el mundo macaron es algo difícil, y que cuesta cogerle el punto, y no voy a quitarles razón, pero bajo ningún concepto quiero que descartéis hacerlos en casa, porque os garantizo que los dos primeros saldrán algo más regular, pero el tercero ya os sale perfecto!!!!

Los macarons admiten multitud de sabores, rellenos, colores y combinaciones, pero para empezar, vamos con la receta básica, a la que solamente le añadí un poco de ralladura de limón para darle un poco de sabor.

La receta es la receta básica del libro “Macarons” de Annie Rigg, aunque yo he modificado un poco algunas cantidades, muy poco, pero la primera vez no me quedó una consistencia buena, y a la segunda salió perfecto.

Siqueréis adentraros en el mundo macaron os recomiendo mucho este libro. Trae multitud de sabores y rellenos, para que los combinéis a vuestro gusto, y además es muy económico.

¿Nos ponemos manos a la obra? Vamos!!!!

MACARONS BÁSICOS

(Receta para 40 bases o 20 macarons)

  • 110gr clara de huevo (3 huevos medianos)
  • 200gr azúcar glass
  • 120gr almendra molida o si es posible, harina de almendra.
  • 1 cucharada zumo de limón
  • 50gr azúcar blanquilla
  • ralladura de 1 limón
  • Colorante en pasta (yo los hice rosa y amarillo, pero lo podéis hacer del color que queráis)
  • Mermelada de frambuesa para el relleno

Para hacer los macarons, en primer lugar preparamos los ingredientes para después incorporarlos lo más rápido posible.

Es muy importante, yo diría que fundamental, tamizar la almendra y el azúcar glass. No estaría de más incluso que lo tamizaramos dos veces.

Separamos las claras de las yemas. Las yemas, las podemos usar para hacer alguna crema para el relleno, pero hoy estamos en el paso 1 y eso lo dejaremos para otro día.

Ponemos las claras de huevo en la batidora eléctrica o en el aparato que uséis para montarlas y comenzamos a montar. Añadimos el zumo de limón porque le da más cuerpo a las claras y cuando empiezan a montar, añadimos el azúcar blanquilla de poco en poco.

Cuando ya casi esta montada añadimos el colorante y la ralladura de limón y le damos las últimas vueltas hasta que quede bien repartido.

Una vez montada, añadimos la mezcla de almendra y azúcar glass.

Incorporamos con movimientos envolventes, para perder el menor aire posible de las claras.

Cuando todo este mezclado, la masa se habrá venido abajo, y os queda una masa espesa que si dejáis caer una cucharada, se ven perfectamente las ondas que hace al caer, no se fusiona con el resto de la masa.

Una vez que tengáis la masa lista introducimos en una manga pastelera o en un biberón con una boquilla redonda y procedemos a formar los macarons.

En una bandeja de horno con papel de hornear lo que queremos es formar círculos de unos 3,5-4cm de diámetro. Para ello, colocamos la boquilla en el centro y apretamos, para que la masa se coloque del centro a los extremos. No importa si nos queda con relieve o muy abultada, porque al dejarla reposar cogerá la forma de pastilla que queremos.

Repetimos esta operación hasta que se nos acabe la masa.

Dejamos reposar en la bandeja unos 30-40 minutos. Este paso es fundamental. Esto hará que la capa superior se seque formando una costra, así al hornear, no subirá y la masa saldrá por los lados formando la carácterística corona del macaron.

Una vez pasado el tiempo, sabremos que está listo para hornear porque al tocarlo, estará seco y endurecido y no se nos pegará la masa en el dedo al tocarlo.

Introducimos en el horno que hemos precalentado a 160º y dejamos unos 12 minutos.

Con la temperatura hay que tener cuidado, incluso estaría bien dejarlo a 150º. Tenemos que tener cuidado porque si coge más temperatura de lo que debe suben por el centro y se nos rompe el macaron.

A los 12 minutos sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Debemos dejarlo enfriar antes de retirarlo del papel porque si lo hacemos antes de tiempo se nos puede desprender la costra superior del resto del macaron.

Para retirarlo del papel, si lo hacemos con una espátula evitaremos por completo ese riesgo.

Una vez enfriados pasamos a rellenarlos. Esta vez decidí no complicarme mucho y los rellené de mermelada de frambuesa, pero podéis hacer el relleno que más os guste: buttercream de vainilla, chocolate, chocolate blanco, crema de queso… eso como siempre, al gusto del consumidor.

Y en cuanto al sabor, pues la verdad es que estaban muy ricos. Es ciero que para que el macaron tenga sentido deberíamos estar paseando por las calles de París, pero como eso desafortunadamente no ocurre todo lo que quisiéramos, nos conformamos con unos deliciosos macarons con un café o un chocolate al calentito en nuestra casa!!!

Espero qeu os haya gustado y que compartáis los resultados en nuestro muro de Facebook!!!

Un beso. Sara

Voulez-vous un Macaron????

9 comentarios en “Voulez-vous un Macaron????

  1. marisadonosti dijo:

    Mmmmmmmmmmmmmm….Sara…te ódio,con todo el cariño,claro….¡¡¡¡
    Me parece tan fácil de hacer tal y como lo cuéntas…aunque yá verás…me saldrá un churro como la copa de un pino…pero por intentarlo que no quede…yá te contaré el resultado….¡¡¡

  2. Spr dijo:

    Que buena pinta!!!
    Mira que no me atrevo con este postre, me parece muy difícil, pero ahora que por reyes me han regalado un kit para preparar macarons tendré que decidirme.
    Ya os contaré a ver que tal me salen, porque de hecho compré los ingredientes pero no me he puesto. ¡¡¡ Adiós, a la dieta!!!

  3. dwaitt dijo:

    La última vez que hablamos te comenté que me parecía dificilísimo hacer macarons. Ahora leo tu receta y haces que parezca taaaaan facil… qué grande eres!
    Por supuesto que lo intentaré, pero hasta conseguir que me salgan como a ti, creo que gastaré kilos y kilos de clara de huevo… Un besazo, niña!!!

  4. Eva dijo:

    Sara, hace mucho que me ronda por la cabeza hacer los macarons, pero como principiante en la cocina pues la verdad que no acabo de decidirme… pero vaya, leyendo tu recetas haces que parezca más fácil de lo que pensaba… a ver si me decido y los hago, en ese caso os enseño las fotos😉

  5. Spr dijo:

    Sara, me decidí, seguí tu receta al pie de la letra y los hicé. El resultado es que estaban buenísimos. No los había probado nunca, así que no puedo comparar con otros.

  6. Gloria Redondo dijo:

    Soy Gloria de Punta del Este, ya probé la receta me quedaron de maravilla, pero tengo que hacerles una recomentación y es que, cuando se terminen de rellenar, deberían quedar tapados herméticamente en la heladera al menos 24 hs, o mejor dos días. Al sacarlos que tomen temperatura ambiente y oh sorpresa, son tan tiernos que parecen de algodeón.
    Muchos cariños a Sarita y sus seguidoras
    Gloria
    gloriauhrin@gmail.com

Si quieres comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s