Recomendaciones de The Hummingbird Bakery

The Hummingbird Bakery es una pastelería afamada del Reino Unido. Nació en Portobello Road, en 2004, pero ya tienen otras localizaciones, en South Kensington, el Soho londinense y en Spitalfields. También han publicado varios libros. Uno de ellos es The Hummingbird Bakery Cookbook, del que salieron las recetas de The Hummingbird Bakery Cupcakes and Muffins, que es el que yo tengo.

 

Recomendaciones para hornear:

  • Parece simple, pero, por favor, sigue la receta paso a paso, tal y como está escrita. Hornear produce una reacción química así que, si cambias la receta, probablemente saldrá mal. Algunos de nuestros métodos pueden parecer extraños para los cocineros avezados. No lo son.
  • No tengas prisa cuando midas los ingredientes y sigas las instrucciones. Si vamos a toda prisa, podemos olvidar alguno de ellos o algún paso de la receta.
  • Comprueba que las levaduras y el bicarbonato de soda no están caducados.
  • No sustituyas la harina bizcochona (con levadura incorporada) por harina normal: afectará al resultado de la receta.
  • Cuando hagas muffins, los papelitos deben rellenarse a tres cuartos de su capacidad. La masa puede desparramarse un poquito y crear una especie de “sombrero”. Esto es completamente normal. Siempre y cuando, claro, se desparrame solo un poquito.
  • Cuando hagas cupcakes, rellena los moldes solo dos tercios de su capacidad.
  • Cuando batas azúcar y mantequilla juntos, has de asegurarte que lo bates hasta que la mezcla sea ligera y suave: esto lleva al menos sus buenos cinco minutos. No tengas prisa.
  • Después de añadir harina a una mezcla, nunca se debe batir demasiado o el pastel quedará denso. Solo hay que mezclarlo hasta que esté integrado.
  • Ten un termómetro de horno que se pueda quedar dentro del horno. Eso te asegurará que la temperatura es correcta.
  • Cada horno es un mundo, así que usa los tiempos como una sugerencia. Hornea siempre el tiempo mínimo que marque la receta y luego, cada pocos minutos, ve comprobando si los pasteles están hechos.
  • Jamás abras el horno hasta que el tiempo mínimo de horneado que marque la receta no haya transcurrido. Los cupcakes y los muffins estarán horneados solo cuando se introduzca una aguja en el centro y salga limpia… no cuando el tiempo marcado por la receta haya finalizado.

La imagen está sacada de Fashion Recruit.

Recomendaciones de The Hummingbird Bakery

Torrijas caseras

Como muchos ya sabéis, soy una enamorada sin remedio ni descanso de mi ciudad, Sevilla.

Me enamoran sus calles, sus rincones, su olor, sus leyendas, sus fiestas, su sol… y es bien sabido por todos, que Sevilla en primavera…. no deja indiferente a nadie.

Mi ciudad es esta época, más que nunca, tiene un color especial, y hoy en la ciudad, es un día especial. Hoy es el Domingo de Pregón.

En mi ciudad, para creyentes, y muchísimos no creyentes, se avecina la Semana Grande, nuestra Semana Santa, y por tanto, la ciudad luce magnífica, y huele a maravillas.

Huele a incienso, el azahar ha teñido de blanco los naranjos que custodian casi cada calle de la ciudad, y ese olor si que es algo que no se puede describir… hay que venir y sentirlo. Incluso huele a sol, y como estamos en Domingo de Pregón, con la ciudad en “capilla”, desde hoy, huele a Torrijas!!!!

Por eso, he decidido traeros a Comparte postres una muestra gastronómica dulce de la Semana Grande de mi ciudad.

¡A esta es!

TORRIJAS

Cuando uno se decide a hacer torrijas, lo primero que debe hacer es buscar un buen pan. Hoy en día, venden panes de torrijas de todo tipo en cualquier panadería o supermercado, pero yo quería hacer “la gracia” completa y me he animado a hacer mi propio pan.

Para ello, como casi siempre, acudí a la blogosfera gastronómica, donde mis sabios gastronómicos de cabecera siempre me llevan por el camino correcto.

De todas las recetas que vi, me gustaron dos especialmente.

La primera, la vi en un blog que he descubierto recientemente gracias a nuestro Rubén, Mercado Calabajío. Esta receta me encantó y prometo probarla próximamente y contaros los resultados.

La segunda, por la cual me decanté, es la receta de pan de torrijas de nuestra queridísima y admiradísima Su, de Webos Fritos. Sus recetas son un éxito asegurado, así que por ser mi primera vez, nadie mejor en quien confiar para mi pan!!!

Una vez hecho el pan, para hacer las torrijas en si, yo os voy a proponer mi receta, pero el mundo torrijil es un mundo muy personal y muy casero, cada familia tiene su propia receta, y eso, precisamente, es lo mejor. ¡¡¡Anda que no se disfruta en ésta época probando torrijas a diestro y siniestro!!!

En fin, vamos a Torrijear!!!!

PAN DE TORRIJAS (Receta de Su, de Webos fritos)

(Receta para 16-18 Torrijas)

  • 350 gr de leche tibia
  • 1 cucharada de miel
  • 40 gr de levadura fresca de panadero
  • 550 gr de harina de fuerza (Yo al final añadí unos 50 gr más para manejarla mejor)
  • 5 gr sal

En primer lugar, en un bol, puse la leche con la miel. Mezclé muy bien y depués añadí la levadura bien desmigada. Contiué mezclando hasta disolver bien la levadura.

Después se añaden 400gr de harina y la sal. se integra bien con una cuchara de madera y cuando esta bien integrado añadimos el resto de la harina para comenzar a amasar.

Ya podemos pasarnos a la encimera para hacer un buen amasado a mano.

Una vez que tenemos nuestra masa, formamos una bola y la dejamos reposar 5 minutos.

Preparamos la bandeja de horno y ponemos a precalentar el horno a 200º calor arriba y abajo.

Pasados los 5 minutos, formamos con nuestra bola de masa una barra, colocamos en la bandeja de horno y dejamos reposar 10 minutos.

Pasados los 10 minutos, le hacemos a la barra las marcas de las rebanadas, sólo superficialmente, e introducimos en el horno.

Horneamos unos 30 minutos, hasta que esté bien tostadito.

Sacamos y dejamos reposar un par de horas antes de hacer las torrijas.

En casa, los picos nos los comimos a bocados, porque el pan está simplemente espectacular!!!

Esta receta es buenísima, y apenas tiene tiempo de reposo, con lo cual es muy fácil y muy práctica. Como ya dije antes, garantía de éxito asegurada!!!

PREPARACIÓN DE LAS TORRIJAS

Una vez que ya tenemos nuestro pan, lo cortamos en rebanadas que habíamos  señalado antes y lo apartamos.

Las torrijas pueden ser de dos formas, de leche o de vino. En casa, hay que hacerla de las dos formas, porque a mi padre no le gusta la leche.

Torrijas de leche (10 torrijas)

  • 1 l leche semidesnatada
  • 1 cascara de limón no muy grande
  • 1 cascara de naranja no muy grande
  • 2 ramas de canela
  • 2 cucharadas de azúcar

Ponemos todos los ingredientes a hervir en un cazo. Una vez que ha hervido, retiramos y dejamos reposar hasta que temple, colamos y dejamos solo la leche.

En esa leche vamos mojando nuestras rebanadas de pan, procurando que se empapen muy bien, ya que son unas buenas rebanadas y no queremos que se nos queden duras. El que empapen bien será clave para que queden jugosas.

Torrijas de vino

Para estas torrijas usamos Vino dulce. No os digo ninguno en concreto, porque lo ideal es que cada uno use el vino que más le guste. Para preparar el almíbar, rebajamos el vino con un poco de agua. Si os digo la verdad, no seguí medidas, puse un vaso de vino y le añadí un poco de agua hasta que me gustó la consistencia y el sabor. No añadí mucha cantidad de agua.

Una vez que las torrijas están empapadas, las pasamos por huevo y las freímos en aceite bien caliente. En total usé 4 huevos.

No freirlas demasiado, sólo hasta que estén doraditas.

El proceso de empapar y freir se va haciendo simultáneamente.

FIN DEL PROCESO Y ALMÍBAR DE MIEL

Conforme vamos acabando de freir las torrijas, vamos colocándolas en una bandeja con papel de cocina para que elimine el exceso de aceite.

Una vez que se han enfriado, preparamos un almíbar de vino y miel que será el almíbar que acompañe a las torrijas en su presentación.

Para ello usé:

  • 500 gr miel
  • 100ml vino dulce
  • 50ml agua
  • Canela en polvo

Ponemos todos los ingredientes y mezclamos bien hasta que nos quede un almíbar no demasiado espeso. La cantidad de vino y agua puede variar en función del gusto de cada cocinero.

Finalmente, colocamos en una fuente las torrijas, bien de miel, o bien de vino, y vamos regando con el almíbar para que se mantengan bien húmedas y jugosas.

Y con esto hemos terminado nuestras torrijas!!! Tengo que reconocer que es la primera vez que las hago, pero la verdad es que el resultado ha sido estupendo. Estan muy muy jugosas y sabrosas, sin estar excesivamente “empapuchadas”. Y los almíbares tienen un sabor muy rico.

Ahora solo espero que durante esta semana y sobre todo la semana que viene, vuestras casas se llenen de torrijas y disfrutéis, ya sea en casa, o de escapada, estas vacaciones de Semana Santa.

Un beso. Sara

Torrijas caseras

Parte II: Muerte por bizcocho (sin huevos ni lactosa)


Hoy os traigo la parte II de la receta sin huevos ni lactosa. Esto es, mejorada. La primera receta era algo insípida, pero lo he solucionado fácilmente con mi super sirope de fresa, y digo super porque me ha sacado más de una vez de apuros. Como esta receta la he enfocado para niños, he querido darle un toque infantil y tras “jugar” un poco en la cocina me ha quedado un buen resultado, pero no descarto seguir mejorando la receta.

Empezamos:
He cogido la mitad de la masa que había congelado en mi anterior post. He sacado el taper del congelador y he dejado descongelar la masa durante casi dos horas.

Os recuerdo los ingredientes:
150 gr de azúcar
250 gr de harina de trigo
¼ l de leche (he utilizado sin lactosa)
½ taza de café pequeña de aceite de oliva
1 sobre de levadura (he utilizado medio sobre y en las fotos veis que me he quedado corta)
125 gr de margarina vegetal
La ralladura de un limón (para que le de saborcillo)
Una amasadora (se tarda muchísimo menos tiempo y para esta receta es difícil manualmente)

La receta de la masa está aquí: Muerte por bizcocho (sin huevos ni lactosa).

Como ya he dicho estaba algo insípida, así que he cogido el sirope de fresa que utilizo para decorar y lo he agregado a la masa y lo he mezclado bien. La masa ha pasado de un color amarillito a rosita. Pero el problema fundamental de esta masa sigo sin arreglarlo que es que pesa mucho y se desparrama. Pero tiempo al tiempo.
El siguiente paso ha sido poner en una bandeja del horno cucharadas de la masa separadas unas de otras encima de papel de cocina. Lo cierto es que la cucharada tiene que ser pequeña y hay que dejar bastante separación. Las he espolvoreado con confeti de azúcar de colores.

Durante 20 minutos a 220 grados con el horno precalentado el resultado ha sido este: pastas es imposible hacerlas porque se desparrama demasiado y es imposible, aunque alguna sí que se ha salvado.
Lo que he hecho ha sido darles la vuelta a las que habían salido bien y meterlas de nuevo en el horno para que se hiciesen por el otro lado, a 220 grados unos escasos diez minutos.

Pero aquí no me había quedado muy contenta con el resultado, evidentemente, y eso que en las fotos me tenéis que perdonar porque en realidad tenían mejor pinta. Así que seguí experimentando mientras comía lo que acababa de hacer.

El resto de la masa desparramada seguía caliente. Se me ocurrió coger los cortapastas. Puse uno y voilá, ¡funcionó!. Se hacían pastas de forma facilísima. Cortan muy bien. Y manos a la obra este ha sido el resultado:


Al igual que hice en la primera tanda, volvi a meter los bizcochitos ya cortados en la bandeja del horno del revés.

NOTA: estos mini bizcochitos son muy fáciles de hacer aunque algo más laboriosos. Como es bizcocho son blandos. Están muy bien para utilizar como decoración en otros postres. No son pastas.

Parte II: Muerte por bizcocho (sin huevos ni lactosa)

¡Que vienen las Fallas! Cupcakes de horchata valenciana

Sólo he estado una vez en Valencia por Fallas, pero fue inolvidable. Tendría 18 o 19 años, y aproveché ese fin de semana de la forma más intensa posible. Creo que ni siquiera llegué a dormir, tenía ganas y aguante para soportar marcha durante el día y durante la noche.

Ahora, me encantaría volver. No a ese ritmo, porque la edad no perdona, pero me encantaría volver a disfrutar de las Fallas, de los ninots que esos grandes maestros diseñan año tras año, del ambiente… ¡Desde Comparte Postres, nos gustaría desear unas felices Fallas a todos nuestros lectores valencianos! Y como homenaje, hoy os presento un postre inspirado en una de las joyas de la gastronomía valenciana: la horchata. Aunque, en esta ocasión, en lugar de beberla, la comeremos. Sí, porque será el ingrediente principal de unos cupcakes deliciosos.

Evidentemente, necesitaremos una materia prima de calidad. En este post del gran blog Mercado Calabajío han elaborado un escrito muy interesante sobre la horchata y sus propiedades, incluyendo una receta para hacerla en casa.

¿Empezamos?

Cupcakes de horchata valenciana

Ingredientes: (para unos 20 cupcakes)

– 170 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.

– 390 gr. de azúcar.

– 3 huevos L.

– 1 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla.

– 300 gr. de harina de repostería.

– 1 cucharadita (tsp) de canela molida.

– 1 y 1/2 cucharaditas (tsp) de polvo de hornear.

– 1/2 cucharadita (tsp) de sal.

– 240 ml. de horchata de buena calidad (Yo he usado Chufi Maestro Horchatero. Cuenta con un 16% de chufas frente al 10% del resto de marcas, y éstas tienen la D.O. Chufa de Valencia).

Preparación:

– Precalentamos el horno a 180º, y preparamos una bandeja para cupcakes con las cápsulas de papel.

– En un bol, tamizamos y mezclamos la harina, la levadura química, la canela y la sal. Reservamos.

– En otro bol, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremosa (unos 4-5 minutos con batidora de mano). Añadimos los huevos uno a uno, batiendo después de cada adición hasta que esté bien integrado. Añadimos la vainilla y batimos hasta integrar.

– Una vez incorporados los huevos y la vainilla, añadimos la harina en tres veces, y la horchata en dos veces, alternándolas. Es decir, añadimos un tercio de la harina > batimos ligeramente, sólo para integrar, NUNCA hay que batir demasiado > la mitad de la horchata > batimos levemente > otro tercio de la harina > batimos levemente > lo que queda de horchata > batimos unos segundos > el tercio que nos queda de harina > acabamos de integrar.

– Rellenamos las cápsulas para cupcakes hasta LA MITAD de su capacidad  (si llenamos demasiado, nos rebosará). Horneamos unos 18 minutos, aunque eso dependerá de cada horno. Comprobaremos con un palillo si están horneados, y los sacaremos cuando éste salga limpio.

– Los dejamos reposar diez minutos dentro del molde. Pasado este tiempo, los pasamos a una rejilla para que acaben de atemperar. Mientras, preparamos el frosting.

Buttercream de horchata valenciana

Ingredientes:

– 225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.

– 450-500 gr. de azúcar glas.

– 1/2 cucharadita (tsp) de canela.

– 1/2 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla.

– 120 ml. de horchata de buena calidad (podremos no necesitarla toda, en función de la consistencia que queramos)

Preparación:

– Batimos un minuto la mantequilla hasta que esté cremosa.

– Añadimos el azúcar y la canela, y batimos (primero a baja velocidad, luego a velocidad media), hasta que tengamos una crema muy espesa.

– Añadimos la vainilla y batimos.

– Añadimos la mitad de la horchata y batimos hasta integrar. Mientras batimos, vamos añadiendo el resto de horchata a cucharadas hasta encontrar la consistencia que queremos. Batimos tres minutos para airear la crema y darle consistencia.

– Napamos los cupcakes con el buttercream con manga pastelera o espátula. Decoramos con un pellizco de canela en polvo.

* Como veis, los ingredientes son para unas 20-24 cupcakes. Se pueden dividir por la mitad las cantidades para hacer una sola hornada de 12 cupcakes.

* Varios de mis probadores oficiales, sin saber aún el sabor de los cupcakes, exclamaron: ¡Cupcakes de leche merengada!. Y sí, pueden pasar perfectamente por cupcakes de leche merengada. Sin duda.

¡Espero que os gusten! ¡FELICES FALLAS!

¡Que vienen las Fallas! Cupcakes de horchata valenciana

Galletas de avena, chocolate y café (veganas)

¿Cómo es una galleta sin ningún ingrediente de origen animal? Yo no las tenía todas conmigo. Pensaba: estarán más pastosas. No ligará la masa. Tendré que tirarla, seguro. Pero, como me encanta el sabor del café en los postres y el toque de chocolate y, como he comprado todos los libros de Isa Chandra Moskowitz y Terry Hope Romero, tanto cuando escriben juntas como cuando han escrito separadas, me dije: Vamos a hacer esta receta de Espresso Chip Oatmeal Cookies, que tiene muy buena pinta, con sus semillas de lino molidas y su azúcar moreno…

El resultado es espectacular. Al principio, la masa queda líquida y uno piensa: esto va a ser horrible. Pero después, salen unas galletas crujientísimas por fuera y blanditas por dentro, con un sabor exquisito (y, lo aseguro, soy muy exigente con los dulces). Ahora no veo el momento de hacer todas las recetas de este libro…

Receta extraída de Vegan cookies invade your cookie jar.

Para dos docenas de galletas (lo de las docenas, en repostería, es relativo: a mí me salieron algo menos)

Ingredientes:

  • ½ taza de leche de soja, arroz, avena… Yo usé leche de avena
  • ½ taza de aceite de canola o girasol. Yo usé aceite de girasol.
  • 2 cucharadas de semillas de lino molidas. Se muelen perfectamente en un molinillo de café.
  • 1/3 taza de azúcar moreno. Yo usé azúcar de panela de comercio justo.
  • ½ taza de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2/3 taza de harina todo uso. Yo usé harina de trigo ecológica.
  • 1/8 cucharadita de canela molida
  • 2 cucharadas de café espresso instantáneo
  • 1 cucharada de cacao en polvo. Yo usé cacao en polvo con procesado holandés, que es el que hay en España, marca Valor.
  • ¾ cucharadita de polvo de hornear (se le conoce también como levadura Royal, aunque no es una levadura; lo podéis encontrar también en algunas recetas como “impulsor” o “impulsor químico”)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 y ¾ tazas de avena de cocción rápida. Yo usé avena integral ecológica.
  • ¾ taza de chips de chocolate (sin ingredientes de origen animal, claro, que nuestras galletas son veganas).

Preparación:

Precalienta el horno a 180ºC y forra dos bandejas de horno con papel de hornear.

En un bol grande, mezcla juntos la leche, el aceite, las semillas de lino, los dos azúcares y la vainilla hasta que estén hechos una crema. Tamiza en otro bol la harina, la canela, el café y el cacao en polvo, el polvo de hornear y la sal. Mezcla los ingredientes secos y los húmedos hasta formar una masa. Con la cuchara vas que te matas, no hace falta usar una batidora, porque la masa es líquida. De hecho, cuando la ves, piensas: esto no hay dios que lo hornee. Pero luego añades la avena y los chips de chocolate y aquello se compacta un poco más. Remueve hasta que se integren. Nunca te creas que te va a quedar una masa como la de bizcocho. Es una masa… Imagínate un barreño de caramelo líquido espesito lleno de copos de avena: así será tu masa.

Coge cucharadas generosas de masa y ponlas en la bandeja de hornear con 5 cm de separación entre ellas. Yo tengo una cucharada especial para estos menesteres, que es la que uso. Tiene un sistema de muelle por el cual expulsa la masa:

Hornea 14 minutos, hasta que las galletas estén ligeramente hinchadas y los bordes parezcan secos. Yo las tuve 20 porque mis galletas fueron más grandes. A los 14 minutos, sacas la bandeja del horno y echas un vistazo: ¿que parecen muy blandurrias todavía? Las metes tres o cuatro minutos más. Y ya está. Cada horno es un mundo.

Deja las galletas enfriándose en la misma bandeja de horno durante 5 minutos (no te saltes este paso o se desharán) y luego pásalas a una rejilla. Guárdalas en una lata de galletas.

Galletas de avena, chocolate y café (veganas)

Hummingbird Cake o Tarta de Colibrí

He intentado averiguar un poco sobre el origen de esta cake por internet, pero la verdad es que no he encontrado gran cosa. Al parecer fue inventado hace poco más de décadas por una ama de casa del sur de Estados Unidos y actualmente se ha convertido en uno de los cake de referéncia.

Yo la primera vez que lo ví fue en la web de El Rincón de Bea y me pareció una receta muy original, a base de unos ingredientes poco utilizados (a la vez, no por separado) en repostería y que de esa mezcla seguro que sugiría un bizcocho estupendo.

La receta de Bea está pensada para hacer un layer cake, pero yo que todo lo transformo decidí hacer un bizcocho estilo loaf, que me encantan.

Al ver tantos ingredientes puede parecer una receta más compleja, pero en absoluto es así. Empezamos:

Ingredientes:

– 225 gr. harina
– 1 cucharadita canela
– 1/2 cucharadita de bicarbonato
– 1/2 cucharadita sal
– 50 gr. nueces muy picadas
– 50 gr. coco rallado
– 100 gr. azúcar blanquilla
– 100 gr. azúcar moreno
– 1 huevo más 1 yema
– 155 gr. piña al natural escurrida
– 3 plátanos hechos puré
– 125 gr. aceite de maíz
– 1 cucharaditade extracto de vainilla

– Empezamos precalentando el horno a 175º y engrasando nuestro molde elegido. Yo lo hago con aceite de maíz y harina.

– Picamos las nueces bien picadas, pero sin llegar a hacerlas polvo.

– Trituramos el plátano y la piña hasta hacerlos puré y reservamos.

– Tamizamos la harina, el bicarbonato, la sal, la canela, el coco y las nueces y reservamos.

– Batimos el huevo y la yema con los dos tipos de azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto.

– Incorporamos el aceite, extracto de vainilla y el puré de plátano y piña y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea.

– Le añadimos en dos veces la mezcla de harina que habíamos reservado, sin excedernos en ello. Si fuera necesario lo podríamos terminar a mano.

– Vertemos la mezcla en el molde de loaf y horneados durante aproximadamente 45-50 minutos.

– Antes de retirarlo del horno comprobaremos que esté listo insertando un palito en el centro, si este sale seco ya estará listo, sino lo dejamos 5 minutos más.

– Dejamos enfriar dentro del molde y sobre una rejilla durante unos 5 minutos. Después desmoldaremos y dejaremos enfriar por completo sobre una rejilla.

Es un bizcocho de sabor un poco peculiar, pero para bien, porque está riquísimo!!

Espero que lo intentéis hacer en casa.

Elena

Hummingbird Cake o Tarta de Colibrí

Tarta de Peras

Hola a Todos!!

En esta oportunidad quería compartir con vosotros, una receta que no falla nunca, es muy fácil, y les gusta a todos!! Qué más se le puede pedir no? jejeje

Es una tarta que es ideal, para hacer con cualquier fruta que tengamos en casa y esté bien madura, como por ejemplo, peras o manzanas. Lo ideal es comerla tibia, pasado un rato de que la sacamos del horno, y con un buen copo de nata montada…..o helado de vainilla en su defecto  ;o)

Se puede utilizar tanto como postre o como para compartir con amigos en el 5 o´clock tea

Espero les guste!

Ingredientes

4 peras peladas y cortadas en láminas
200g de mantequilla a punto pomada
200g de azúcar
4 Huevos
250g de Harina de pastelería
1 Cucharada de Polvo de Hornear (Royal)
1 Cucharada de Extracto de Vainilla y ralladura de piel de limón (1)

Para el Crumble de Cobertura
50g de manteca fundida
125g de harina
50g de azúcar
30g de azúcar negra

A Gusto: nueces, almendras, canela y jengibre

Paso a Paso
Antes de comenzar, tener todos los ingredientes listos y precalentar el horno a 180 grados, y engrasar el molde seleccionado (aproximadamente de 28 cms de díametro)
Batir la mantequilla con el azúcar hasta lograr una preparación cremosa. Una vez obtenida esta mezcla, agregar los huevos de a uno, mientras se bate a baja velocidad.Incorporar la esencia de vainilla y la piel de 1 limón
De a poco, agregar la harina previamente tamizada con el polvo royal, de a cucharadas,  hasta incorporarla por completo. Ir mezclando con cuchara de madera. Una vez lista la masa, llevar al refri para que tome frío
Cubrir el molde con la masa y picarla para que no se eleve demasiado en la cocción que le daremos. Llevar al horno durante 10 minutos

Al sacar la masa del horno, pincelar con un dulce neutro, por ejemplo de melocotón, para evitar que la masa se humedezca con la fruta que pondremos luego.

Luego, ubicar las rodajas de pera sobre la masa.

Cubrir con el crumble , que se realiza con todos los ingredientes mencionados. Los mismos se trituran todos juntos en un procesador de alimentos para obtener una textura de arena


Llevar a horno y cocinar durante 40 minutos. Dejar entibiar

Acompañar con nata montada, helado de vainilla o crema……y para los golosos, una buena salsa de chocolate no le queda nada mal!


Hasta Pronto,

Marcos

Tarta de Peras