CHOCOLATE LAYER CAKE from “THE PRIMROSE BAKERY” con CHEESECREAM DE NUTELLA

Hola queridos míos.

Hace mucho tiempo que no paso por aquí. Han sido muchas cosas, estamos todos un poco perdidos, pero mientras aparezcamos de vez en cuando, “Comparte Postres” seguirá vivo, esperando a que organicemos nuestras vidas y recuperemos nuestra frecuencia de publicaciones.

Como ya me he ausentado bastante, no me voy a andar por las ramas y ya que vuelvo, ¡¡vuelvo por la puerta grande!!

Ya os he confesado en alguna ocasión que de toda la repostería, lo que más me gusta hacer son cupcakes, pero últimamente, me he aficionado y mucho, a hacer en cada ocasión especial una de esas tartas de pisos cubiertas de crema llamadas Layer Cakes. ¡¡Me encantan!! Dan tanto juego de sabores y combinaciones que cuando encuentras una que te encanta, hasta te da coraje cuando la repites por no seguir experimentando.

También os he confesado en alguna ocasión mi profundo amor a The Primrose Bakery, esa pastelería londinense que tuve la suerte de visitar el año pasado y que cada receta nueva que pruebo de su libro se convierte en un orgasmo reposteril.

Por eso hoy os traigo una de las recetas sacadas de ese libro que más juego me ha dado, su básico Chocolate Layer Cake. Esta tan húmedo, tan esponjoso, nada empalagoso, con verdadero sabor a chocolate…. una delicia!!! De todos los bizcochos de chocolate para tartas que he probado hasta ahora, es sin dudarlo un segundo mi favorito, y no sólo el mío, sino también el de mis “catadores”. Ellos van haciendo un ranking con mis pasteles, y este siempre lo piden.

Y bueno, no os hago esperar mucho más, vamos encendiendo los hornos que llevan  un tiempo apagados!!!!

CHOCOLATE LAYER CAKE FROM THE PRIMROSE BAKERY (Del libro “Cupcakes from The Primrose Bakery”)

  • 230gr chocolate para fundir de buena calidad (alrededor de 70%cacao)
  • 170gr mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 350gr azúcar moreno
  • 3 huevos L (separaremos claras y yemas)
  • 370gr harina de trigo, tamizada
  • 1 y 1/2 cucharadita de polvo de hornear (baking powder, levadura royal)
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 500ml leche semi-desnatada a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • (Opcional) 1 cucharadita de canela (yo se la puse en una ocasión y le daba un toque muy rico. Esto es cosecha de la casa jeje)

Antes de empezar a preparar los bizcochos, pesamos y preparamos todos los ingredientes, y encendemos el horno a 170-175º si es calor arriba y abajo, o a 160º si encendemos el ventilador del horno. Hay que recordar que si le ponemos una temperatura excesiva, tanto los bizcochos como las cupcakes se nos abombaran y romperan por el centro, por eso debemos poner la temperatura más baja si encendemos el ventilador de nuestro horno, ya que coge más temperatura al repartir el calor por el aparato.

Una vez todo preparado, engrasamos los moldes y empezamos a procesar.

En primer lugar, partimos el chocolate en trocitos y derretimos. Esto, como siempre, lo podemos hacer de dos formas. Una es al baño maría y la otra y más cómoda es derretir en el microondas, teniendo en cuenta que debemos ponerlo en tandas de 40-50 segundos, ya que si lo dejamos más tiempo el chocolate se nos quemará y habrá que tirarlo. Tras cada tanda sacamos, movemos un poco y volvemos a meter. La verdad es que a mi me suele llevar 2 tandas, en invierno alguna vez 3, pero la 3ª es de unos 20-30 segundos. Una vez que hemos fundido el chocolate lo dejamos templar al aire libre. Es importante que haya enfriado porque si no fundiremos la mantequilla y no nos saldrá igual el bizcocho.

Mientras enfría el chocolate, seguimos con nuestra preparación.

Con nuestra batidora eléctrica, ponemos la mantequilla con el azúcar, y batimos hasta que nos quede una crema, que en esta ocasión no será pálida al tratarse de azúcar moreno, pero tendrá una textura cremosa y espumosa. Añadimos las yemas de los huevos ligeramente batidas .

Por otro lado, mezclamos la leche con el extracto de vainilla y por otro tamizamos juntas la harina, levadura, bicarbonato y sal.

Cuando el chocolate haya enfriado, lo añadimos a la mezcla de mantequilla-azúcar-yemas, e integramos bien.

A esta mezcla le añadimos tanto la mezcla de leche como la mezcla de harina de la siguiente forma: 1/3 harina, 1/2 leche, 1/3 harina, 1/2 leche y el último 1/3 harina.

Una vez que tenemos esto, cogemos las claras de huevo y las montamos. Estaran listas cuando al sacar las varillas se nos formen picos.
Cuando esten montadas, las añadimos cuidadosamente con una paleta a la mezcla anterior, con cuidado de no batir más, ya que perderíamos el aire de las claras.

Una vez que todo esta integrado, repartimos en los dos moldes a partes iguales y horneamos unos 35-40 minutos, o hasta que al introducir un palillo salga limpio. Ya sabeis que yo esto de los tiempos de horneado lo controlo regular, pero el palillo nunca falla!!!

Sacamos del horno y dejamos unos 10 minutos dentro del molde. Después desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Si lo hacemos de un día para otro tendrá un sabor mucho más intenso, pero si hacemos esto, cuando se han templado a temperatura ambiente, los envolveremos en papel film y, o bien lo metemos en el frigo, o si es invierno, los dejamos en un lugar fresco, pero siempre envueltos!!

Y así hemos hecho nuestros deliciosos bizcochos de chocolate para una tarta de pisos. Podemos ponerle los pisos que queramos, pero intentar siempre que sean iguales, para poder hornear juntos el mismo tiempo y porque estéticamente quedan mucho más monos!!

El siguiente paso es cubrirlo. Yo no soy amiga del fondant. No me gusta, ya lo he dicho. Yo prefiero mil veces que un bizcocho este rico, que tenga sabor, y una buena crema que le de jugosidad antes que un bizcocho preciosísimo pero con fondant empalagoso y un bizcocho sequillo. Seguramente no he dado con la tarta de fondant adecuada, pero mientras tanto me quedo con mis cremas para cubrir las tartas.
Eso si, el fondant me parece genial para hacer adornitos y colocarlos en las tartas, pero nada de cubrirlas!!!

Para cubrir la tarta, me decanté por un antojo que tenía hace tiempo, un pecado capital…..

CHEESECREAM DE NUTELLA

Con estas cantidades pude cubrir la tarta, hacerle adornos con la manga y aún así me sobró para que mi madre la rebañara y se la untara a todo lo que pillaba, así que si adaptais cantidades os irá más justo.

  • 500gr queso tipo Philadelphia
  • 250gr mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 250-300gr azúcar glass
  • 3 o 4 cucharadas grandes bien colmadas de nutella, eso a gusto del consumidor.

En primer lugar batimos la mantequilla con el queso hasta que no nos queden grumos y se nos forme una crema.

Vamos añadiendo el azúcar glass poco a poco. Es absolutamente imprescindible tamizarla, sino nos saldrá un desastre de crema!!

Finalmente añadimos la nutella, al gusto, y si fuera necesario un poco más de azúcar glass. esto como siempre, según lo golosos que sean los comensales.

Yo tuve que refrigerar la crema un par de horas, porque esto lo hice en verano y ya se sabe lo que pasa en Sevilla en verano. Se me derretía en dos segundos!!! Cuando monté la tarta, mientras la recogían, la tuve que meter en el congelador para que aguantara el camino en coche.

No os voy a decir que esta riquísima, que es una bomba chocolatil pero es una delicia, y que por favor, vamos a darle caña a esos hornos que estan cogiendo polvo!!! Ya llegó el otoño y no me valen las excusas del calor!!!

Con esto me despido por hoy, no sin antes prometeros volver pronto, ya sea en mi nombre o en el de alguno de mis compis repartidos por España, que estan muy liados ahora, pero no han perdido su alma golosa y zampona, y estoy segurísima de que en breve empezarán a asomar la patita y a COMPARTIR POSTRES como locos!!

Un beso gigante. Sara

Anuncios
CHOCOLATE LAYER CAKE from “THE PRIMROSE BAKERY” con CHEESECREAM DE NUTELLA

Bundt de limón

En general, los bizcochos de limón nunca han sido mis favoritos. Los encuentro “clásicos”. Ojo, que un clásico no tiene que ser malo, pero en repostería me gustan las cosas más modernetas.

Me animé a hacer este bundt porque el limonero de mi padre estaba cargadito de limones y algo había que hacer con ellos. Y ahora que lo he hecho, no me arrepiento en absoluto. De clásico nada, tiene un sabor increíble, riquísimo. La verdad que os lo recomiendo a todos, seáis o no amantes del limón.

Esta receta la he sacado del libro Primrose Bakery Book y es la siguiente:

Ingredientes:

– 155 gr de harina todo uso

– 1 cucharadita de levadura

– 155 gr de azúcar blanquilla

– 20 gr de harina de maíz (Maicena)

– 155 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 3 huevos

– ralladura y zumo de un limón

Precalentamos el horno a 180º.

Tamizamos la harina con la levadura y la harina de maíz y reservamos.

Mezclamos el azúcar con la mantequilla con una batidora eléctrica durante unos tres minutos aproximadamente.

Creo que todavía no lo he dicho, pero para conseguir que la mantequilla esté a temperatura ambiente o estilo pomada, ahora en invierno lo que hago es meterla en el microondas durante unos 25-30 segundos. En verano con dejarla fuera de la nevera entre 30-45 minutos antes de usarla es suficiente.

Seguimos.

Añadimos los huevos, uno a uno, sin incorporar el siguiente hasta que el primero se haya integrado por completo. E incorporamos también el zumo y la ralladura del limón.

Esta mezcla será muy líquida.

Incorporamos poco a poco la harina mientras se bate a velocidad baja.

Vertemos la mezcla en el molde bundt previamente engrasado con aceite y enharinado y lo horneamos durante 35-40 minutos. Antes de retirarlo del horno comprobamos que esté listo insertando un palillo en el centro. Si este sale limpio el bundt está listo. Sino lo dejamos unos 5 minutos más.

Lo dejamos enfriar dentro del molde durante 5 minutos. Le pasamos por los laterales la punta de un cuchillo y lo desmoldamos con cuidado. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que esté frío por completo.

Ahora lo podemos servir así o si queremos darle un toque más a limón podemos preparar la mezcla que señalan el el libro para repartir sobre el bundt.

Ingredientes:

– zumo de dos limones

– 160 gramos de azúcar

Mezclamos los ingredientes y con una cuchara lo repartimos sobre el bundt. El zumo de limón lo absorverá el bizcocho y el azúcar (con sabor a limón) se quedará encima.

Bundt de limón

Bundt Caza-Hombres

Bundt

 

Seguro que el título de este Bundt te ha llamado la atención. A mi también me la llamó cuando lo ví por primera vez. Según la autora de la receta (Bakemanía), este Bundt tiene este nombre porque no hay quien se resista a él, y además todo aquel que lo prueba acaba repitiendo. De esto puedo dar fe. Todos los que lo han probado han acabado repitiendo, porque sinceramente está muy muy bueno.

Aunque no deja de ser un bizcocho clásico, muy fácil de hacer, con ingredientes que solemos tener por casa; este tiene una textura y un sabor que lo hacen especial y diferente al “clásico bizcocho de yogurt”, con todos mis respetos hacia este que buenas alegrías me ha dado.

Como comentaba antes esta receta la he sacado del blog Bakemania una artista en el mundo de la repostería y tengo marcado su blog como uno de mis favoritos, de referencia, vamos.

Pues sin más paso a detallar la receta, que me he permitido el lujo de hacer pequeños cambios de la original:

Ingredientes:

  • 225 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 400 gr de azúcar
  • 5 huevos grandes
  • 375 gr de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de sal
  • 250ml de Buttermilk
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 3 cucharadas de zumo de limón

– Empezamos precalentando el horno a 160º y engrasando nuestro molde Bundt.

– Tamizamos la harina, el bicarbonato y la sal. Reservamos.

– Batimos durante un minuto la mantequilla con el azúcar, hasta que nos quede una mezcla homogénea.

Bundt

Bundt

– Añadimos los cinco huevos. Uno a uno. No añadimos el segundo hasta que el primero no se ha mezclado por completo.

Bundt

Bundt

– Incorporamos la harina en tres veces, alternando con el buttermilk, terminando con la harina. Es decir, incorporamos un tercio de la harina, la mitad del buttermilk, el segundo tercio de harina, etc.

– Por último añadimos las cucharadas de zumo de limón y el extracto de vainilla.

– Volcamos la masa a nuestro molde Bundt, alisando la parte superior para que nos salga uniforme.

– Horneamos durante 70 minutos. Antes de retirarlo insertamos un palito en el centro para comprobar que está hecho, sino, lo dejamos cinco minutos más en el horno.

Bundt

– Dejamos enfriar dentro del molde durante 15 minutos. Después lo desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla durante 45 minutos aproximadamente antes de servir o hasta que se haya enfriado por completo.

Y listo!

Bundt Caza-Hombres

Parte II: Muerte por bizcocho (sin huevos ni lactosa)


Hoy os traigo la parte II de la receta sin huevos ni lactosa. Esto es, mejorada. La primera receta era algo insípida, pero lo he solucionado fácilmente con mi super sirope de fresa, y digo super porque me ha sacado más de una vez de apuros. Como esta receta la he enfocado para niños, he querido darle un toque infantil y tras “jugar” un poco en la cocina me ha quedado un buen resultado, pero no descarto seguir mejorando la receta.

Empezamos:
He cogido la mitad de la masa que había congelado en mi anterior post. He sacado el taper del congelador y he dejado descongelar la masa durante casi dos horas.

Os recuerdo los ingredientes:
150 gr de azúcar
250 gr de harina de trigo
¼ l de leche (he utilizado sin lactosa)
½ taza de café pequeña de aceite de oliva
1 sobre de levadura (he utilizado medio sobre y en las fotos veis que me he quedado corta)
125 gr de margarina vegetal
La ralladura de un limón (para que le de saborcillo)
Una amasadora (se tarda muchísimo menos tiempo y para esta receta es difícil manualmente)

La receta de la masa está aquí: Muerte por bizcocho (sin huevos ni lactosa).

Como ya he dicho estaba algo insípida, así que he cogido el sirope de fresa que utilizo para decorar y lo he agregado a la masa y lo he mezclado bien. La masa ha pasado de un color amarillito a rosita. Pero el problema fundamental de esta masa sigo sin arreglarlo que es que pesa mucho y se desparrama. Pero tiempo al tiempo.
El siguiente paso ha sido poner en una bandeja del horno cucharadas de la masa separadas unas de otras encima de papel de cocina. Lo cierto es que la cucharada tiene que ser pequeña y hay que dejar bastante separación. Las he espolvoreado con confeti de azúcar de colores.

Durante 20 minutos a 220 grados con el horno precalentado el resultado ha sido este: pastas es imposible hacerlas porque se desparrama demasiado y es imposible, aunque alguna sí que se ha salvado.
Lo que he hecho ha sido darles la vuelta a las que habían salido bien y meterlas de nuevo en el horno para que se hiciesen por el otro lado, a 220 grados unos escasos diez minutos.

Pero aquí no me había quedado muy contenta con el resultado, evidentemente, y eso que en las fotos me tenéis que perdonar porque en realidad tenían mejor pinta. Así que seguí experimentando mientras comía lo que acababa de hacer.

El resto de la masa desparramada seguía caliente. Se me ocurrió coger los cortapastas. Puse uno y voilá, ¡funcionó!. Se hacían pastas de forma facilísima. Cortan muy bien. Y manos a la obra este ha sido el resultado:


Al igual que hice en la primera tanda, volvi a meter los bizcochitos ya cortados en la bandeja del horno del revés.

NOTA: estos mini bizcochitos son muy fáciles de hacer aunque algo más laboriosos. Como es bizcocho son blandos. Están muy bien para utilizar como decoración en otros postres. No son pastas.

Parte II: Muerte por bizcocho (sin huevos ni lactosa)

Hummingbird Cake o Tarta de Colibrí

He intentado averiguar un poco sobre el origen de esta cake por internet, pero la verdad es que no he encontrado gran cosa. Al parecer fue inventado hace poco más de décadas por una ama de casa del sur de Estados Unidos y actualmente se ha convertido en uno de los cake de referéncia.

Yo la primera vez que lo ví fue en la web de El Rincón de Bea y me pareció una receta muy original, a base de unos ingredientes poco utilizados (a la vez, no por separado) en repostería y que de esa mezcla seguro que sugiría un bizcocho estupendo.

La receta de Bea está pensada para hacer un layer cake, pero yo que todo lo transformo decidí hacer un bizcocho estilo loaf, que me encantan.

Al ver tantos ingredientes puede parecer una receta más compleja, pero en absoluto es así. Empezamos:

Ingredientes:

– 225 gr. harina
– 1 cucharadita canela
– 1/2 cucharadita de bicarbonato
– 1/2 cucharadita sal
– 50 gr. nueces muy picadas
– 50 gr. coco rallado
– 100 gr. azúcar blanquilla
– 100 gr. azúcar moreno
– 1 huevo más 1 yema
– 155 gr. piña al natural escurrida
– 3 plátanos hechos puré
– 125 gr. aceite de maíz
– 1 cucharaditade extracto de vainilla

– Empezamos precalentando el horno a 175º y engrasando nuestro molde elegido. Yo lo hago con aceite de maíz y harina.

– Picamos las nueces bien picadas, pero sin llegar a hacerlas polvo.

– Trituramos el plátano y la piña hasta hacerlos puré y reservamos.

– Tamizamos la harina, el bicarbonato, la sal, la canela, el coco y las nueces y reservamos.

– Batimos el huevo y la yema con los dos tipos de azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto.

– Incorporamos el aceite, extracto de vainilla y el puré de plátano y piña y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea.

– Le añadimos en dos veces la mezcla de harina que habíamos reservado, sin excedernos en ello. Si fuera necesario lo podríamos terminar a mano.

– Vertemos la mezcla en el molde de loaf y horneados durante aproximadamente 45-50 minutos.

– Antes de retirarlo del horno comprobaremos que esté listo insertando un palito en el centro, si este sale seco ya estará listo, sino lo dejamos 5 minutos más.

– Dejamos enfriar dentro del molde y sobre una rejilla durante unos 5 minutos. Después desmoldaremos y dejaremos enfriar por completo sobre una rejilla.

Es un bizcocho de sabor un poco peculiar, pero para bien, porque está riquísimo!!

Espero que lo intentéis hacer en casa.

Elena

Hummingbird Cake o Tarta de Colibrí

Muerte por bizcocho (sin huevos ni lactosa)

Imagen

Es la primera vez que pongo título original a una receta. Me ha parecido que el titulo le viene al pelo dado la fotografía que he escogido de cabecera y, aquí viene lo mejor, los ingredientes.

Esta es una receta doble, y digo doble porque va orientada a dos tipos de personas. Es una receta para aquellos que no pueden comer huevo, una receta de bizcocho sin huevo, y lo mejor, sin lactosa, le he puesto leche Kaiku sin lactosa. He hecho la prueba en casa y mis padres no han notado la diferencia. Mis padres me han dicho que estaban muy ricos los mini cupcakes, que le notaban algo raro (es lo que tiene la falta de huevo y la falta de leche, que les falta algo de sabor) pero que estaban ricas. Mi hermana que no puede tomar lactosa se las ha tomado y no le han sentado mal. Y mis amigos, buf, se las han comido a puñados con la escusa de que tenían hambre.

Lo que he hecho ha sido coger la receta del bizcocho original. Y quitar los huevos y sustituir el yogur por leche. Recordad que con leche entera sale mucho más rico.

Comenzamos!

Nota: con los ingredientes que os voy a poner salen mogollón de mini cupcakes, de hecho yo he congelado la mitad de la masa, por lo que para un cumpleaños probad a hacer esta cantidad, no hagáis más.

Ingredientes:

150 gr de azúcar

250 gr de harina de trigo

¼ l de leche (he utilizado sin lactosa)

½ taza de café pequeña de aceite de oliva

1 sobre de levadura (he utilizado medio sobre y en las fotos veis que me he quedado corta)

125 gr de margarina vegetal

La ralladura de un limón (para que le de saborcillo)

Una amasadora (se tarda muchísimo menos tiempo y para esta receta es difícil manualmente)

Blondas de mini cupcakes.

Imagen

Y manos a la masa!

Y qué os voy a contar!! Si es una receta de niños!!

Ponemos todos los ingredientes en el bol de la amasadora y a amasar!!

Precalentamos el horno a 175 grados (lo normal para bizcochos, el mio no tiene 175 así que le puse 170 y a la mitad lo subí a 180 grados).

Ponemos las blondas de mini cupcakes en una bandeja para mini cupcakes ( yo como no tengo, y la estoy buscando, así que si sabéis dónde las hay decídmelo, he puesto papel de cocina en la bandeja del horno lisa, algunas se han desparramado).

Cuando el horno veíais que va a llegar a su temperatura, 175 grados, empezáis a rellenar con una cucharilla de postre las mini blondas. Yo me he ayudado con un platito para que no me cayeran pegotes (la verdad es que es algo difícil para los que no tienen paciencia, pero os animo igualmente, jeje).

Se mete la bandeja al horno y cuando estén tostaditas se sacan (ojo, igual necesitáis dejarlas más de 35 minutos). Pinchadlas con un cuchillo y tiene que salir seco.

Las mini cupcakes ya están listas!!

Imagen

Podéis decorarlas con la crema que queráis, ya veis que no suben mucho.

Nota: las cupcakes si sobran no las tapéis con una servilleta de papel, ya que al día siguiente van a saber a papel mojado.

Os dejo una foto de una caja individual de cupcake rellena de mini cupcakes que he regalado, ha quedado muy original.

Imagen

La receta admite muchísimos cambios, ya se me ha ocurrido una variante de esta receta para un siguiente post, así que estad atentos.

Este post se lo dedico a mi amiga Pili, para que le haga mini cupcakes a su sobrinito por su cumple.

Muerte por bizcocho (sin huevos ni lactosa)

Loaf de plátano y chocolate

Creo que he perdido la cuenta de los bizcochos tipo loaf que llevo hechos. También creo que he perdido la cuenta de las receta del libro The Primrose Bakery Book que llevo hechas porque todo lo que sale de ese libro tiene un resultado espectacular. Y este desde luego no fue ninguna excepción.

La mezcla de sabores, del chocolate y del plátano, en mi opinión es perfecta y hacen que este bizcocho sea idóneo para comer tanto en un desayuno como en una merienda.

Sin entretenerme más paso a detallar los ingredientes:

– 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 250 gr de azúcar

– 2 huevos L

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 250 gr de harina

– 2 cucharaditas de levadura

– 4 plátanos maduros hechos puré (si son muy grandes yo podría tres)

– 175 gr de chocolate

Precalentamos el horno a 170º. Y engrasamos nuestro molde con aceite y lo enharinamos un poco.

Empezamos troceando el chocolate (se pueden utilizar también gotas de chocolate). Yo usé chocolate  con leche porque el negro no me gusta mucho. Mezclamos el chocolate troceado con el puré de plátano y reservamos.

Tamizamos la harina con la levadura y reservamos.

Con una batidora eléctrica mezclamos la mantequilla con el azúcar durante unos tres minutos, hasta que quede una masa uniforme. Yo la mantequilla siempre la caliento durante unos 20 segundos en el microondas, porque ahora con el frio no se queda muy blanda.

Sin dejar de batir incorporamos los huevos, primero uno y luego el otro. A continuación añadimos el extracto de vainilla.

Mientras la mezcla se sigue batiendo vamos incorporando la mezcla de la harina y levadura poco a poco, pero sin que quede demasiado mezclado. Sin prisa, pero sin pausa.

Con una espátula incorporamos el plátano y el chocolate a nuestra mezcla y lo integramos a mano. Lo volcamos sobre nuestro molde y horneamos durante 45 minutos. Antes de retirarlo del horno comprobaremos que está listo insertando un palillo en el centro.

Dejamos enfriar en el molde durante 5 minutos y seguidamente desmoldamos y dejamos enfriar encima de una rejilla hasta que se enfrie por completo.

Creo que este bizcocho también puede estar muy bueno servido cuando todavía esté un poco caliente.

 

 

 

Espero que os guste!

Elena

Loaf de plátano y chocolate