CHOCOLATE LAYER CAKE from “THE PRIMROSE BAKERY” con CHEESECREAM DE NUTELLA

Hola queridos míos.

Hace mucho tiempo que no paso por aquí. Han sido muchas cosas, estamos todos un poco perdidos, pero mientras aparezcamos de vez en cuando, “Comparte Postres” seguirá vivo, esperando a que organicemos nuestras vidas y recuperemos nuestra frecuencia de publicaciones.

Como ya me he ausentado bastante, no me voy a andar por las ramas y ya que vuelvo, ¡¡vuelvo por la puerta grande!!

Ya os he confesado en alguna ocasión que de toda la repostería, lo que más me gusta hacer son cupcakes, pero últimamente, me he aficionado y mucho, a hacer en cada ocasión especial una de esas tartas de pisos cubiertas de crema llamadas Layer Cakes. ¡¡Me encantan!! Dan tanto juego de sabores y combinaciones que cuando encuentras una que te encanta, hasta te da coraje cuando la repites por no seguir experimentando.

También os he confesado en alguna ocasión mi profundo amor a The Primrose Bakery, esa pastelería londinense que tuve la suerte de visitar el año pasado y que cada receta nueva que pruebo de su libro se convierte en un orgasmo reposteril.

Por eso hoy os traigo una de las recetas sacadas de ese libro que más juego me ha dado, su básico Chocolate Layer Cake. Esta tan húmedo, tan esponjoso, nada empalagoso, con verdadero sabor a chocolate…. una delicia!!! De todos los bizcochos de chocolate para tartas que he probado hasta ahora, es sin dudarlo un segundo mi favorito, y no sólo el mío, sino también el de mis “catadores”. Ellos van haciendo un ranking con mis pasteles, y este siempre lo piden.

Y bueno, no os hago esperar mucho más, vamos encendiendo los hornos que llevan  un tiempo apagados!!!!

CHOCOLATE LAYER CAKE FROM THE PRIMROSE BAKERY (Del libro “Cupcakes from The Primrose Bakery”)

  • 230gr chocolate para fundir de buena calidad (alrededor de 70%cacao)
  • 170gr mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 350gr azúcar moreno
  • 3 huevos L (separaremos claras y yemas)
  • 370gr harina de trigo, tamizada
  • 1 y 1/2 cucharadita de polvo de hornear (baking powder, levadura royal)
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 500ml leche semi-desnatada a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • (Opcional) 1 cucharadita de canela (yo se la puse en una ocasión y le daba un toque muy rico. Esto es cosecha de la casa jeje)

Antes de empezar a preparar los bizcochos, pesamos y preparamos todos los ingredientes, y encendemos el horno a 170-175º si es calor arriba y abajo, o a 160º si encendemos el ventilador del horno. Hay que recordar que si le ponemos una temperatura excesiva, tanto los bizcochos como las cupcakes se nos abombaran y romperan por el centro, por eso debemos poner la temperatura más baja si encendemos el ventilador de nuestro horno, ya que coge más temperatura al repartir el calor por el aparato.

Una vez todo preparado, engrasamos los moldes y empezamos a procesar.

En primer lugar, partimos el chocolate en trocitos y derretimos. Esto, como siempre, lo podemos hacer de dos formas. Una es al baño maría y la otra y más cómoda es derretir en el microondas, teniendo en cuenta que debemos ponerlo en tandas de 40-50 segundos, ya que si lo dejamos más tiempo el chocolate se nos quemará y habrá que tirarlo. Tras cada tanda sacamos, movemos un poco y volvemos a meter. La verdad es que a mi me suele llevar 2 tandas, en invierno alguna vez 3, pero la 3ª es de unos 20-30 segundos. Una vez que hemos fundido el chocolate lo dejamos templar al aire libre. Es importante que haya enfriado porque si no fundiremos la mantequilla y no nos saldrá igual el bizcocho.

Mientras enfría el chocolate, seguimos con nuestra preparación.

Con nuestra batidora eléctrica, ponemos la mantequilla con el azúcar, y batimos hasta que nos quede una crema, que en esta ocasión no será pálida al tratarse de azúcar moreno, pero tendrá una textura cremosa y espumosa. Añadimos las yemas de los huevos ligeramente batidas .

Por otro lado, mezclamos la leche con el extracto de vainilla y por otro tamizamos juntas la harina, levadura, bicarbonato y sal.

Cuando el chocolate haya enfriado, lo añadimos a la mezcla de mantequilla-azúcar-yemas, e integramos bien.

A esta mezcla le añadimos tanto la mezcla de leche como la mezcla de harina de la siguiente forma: 1/3 harina, 1/2 leche, 1/3 harina, 1/2 leche y el último 1/3 harina.

Una vez que tenemos esto, cogemos las claras de huevo y las montamos. Estaran listas cuando al sacar las varillas se nos formen picos.
Cuando esten montadas, las añadimos cuidadosamente con una paleta a la mezcla anterior, con cuidado de no batir más, ya que perderíamos el aire de las claras.

Una vez que todo esta integrado, repartimos en los dos moldes a partes iguales y horneamos unos 35-40 minutos, o hasta que al introducir un palillo salga limpio. Ya sabeis que yo esto de los tiempos de horneado lo controlo regular, pero el palillo nunca falla!!!

Sacamos del horno y dejamos unos 10 minutos dentro del molde. Después desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Si lo hacemos de un día para otro tendrá un sabor mucho más intenso, pero si hacemos esto, cuando se han templado a temperatura ambiente, los envolveremos en papel film y, o bien lo metemos en el frigo, o si es invierno, los dejamos en un lugar fresco, pero siempre envueltos!!

Y así hemos hecho nuestros deliciosos bizcochos de chocolate para una tarta de pisos. Podemos ponerle los pisos que queramos, pero intentar siempre que sean iguales, para poder hornear juntos el mismo tiempo y porque estéticamente quedan mucho más monos!!

El siguiente paso es cubrirlo. Yo no soy amiga del fondant. No me gusta, ya lo he dicho. Yo prefiero mil veces que un bizcocho este rico, que tenga sabor, y una buena crema que le de jugosidad antes que un bizcocho preciosísimo pero con fondant empalagoso y un bizcocho sequillo. Seguramente no he dado con la tarta de fondant adecuada, pero mientras tanto me quedo con mis cremas para cubrir las tartas.
Eso si, el fondant me parece genial para hacer adornitos y colocarlos en las tartas, pero nada de cubrirlas!!!

Para cubrir la tarta, me decanté por un antojo que tenía hace tiempo, un pecado capital…..

CHEESECREAM DE NUTELLA

Con estas cantidades pude cubrir la tarta, hacerle adornos con la manga y aún así me sobró para que mi madre la rebañara y se la untara a todo lo que pillaba, así que si adaptais cantidades os irá más justo.

  • 500gr queso tipo Philadelphia
  • 250gr mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 250-300gr azúcar glass
  • 3 o 4 cucharadas grandes bien colmadas de nutella, eso a gusto del consumidor.

En primer lugar batimos la mantequilla con el queso hasta que no nos queden grumos y se nos forme una crema.

Vamos añadiendo el azúcar glass poco a poco. Es absolutamente imprescindible tamizarla, sino nos saldrá un desastre de crema!!

Finalmente añadimos la nutella, al gusto, y si fuera necesario un poco más de azúcar glass. esto como siempre, según lo golosos que sean los comensales.

Yo tuve que refrigerar la crema un par de horas, porque esto lo hice en verano y ya se sabe lo que pasa en Sevilla en verano. Se me derretía en dos segundos!!! Cuando monté la tarta, mientras la recogían, la tuve que meter en el congelador para que aguantara el camino en coche.

No os voy a decir que esta riquísima, que es una bomba chocolatil pero es una delicia, y que por favor, vamos a darle caña a esos hornos que estan cogiendo polvo!!! Ya llegó el otoño y no me valen las excusas del calor!!!

Con esto me despido por hoy, no sin antes prometeros volver pronto, ya sea en mi nombre o en el de alguno de mis compis repartidos por España, que estan muy liados ahora, pero no han perdido su alma golosa y zampona, y estoy segurísima de que en breve empezarán a asomar la patita y a COMPARTIR POSTRES como locos!!

Un beso gigante. Sara

CHOCOLATE LAYER CAKE from “THE PRIMROSE BAKERY” con CHEESECREAM DE NUTELLA

Muffins de chocolate con pepitas de chocolate

Hola amigos!!!

Últimamente os tengo totalmente abandonados, pero es que he estado liada y he tenido que ceder mi turno!!!

Pero ya estoy de vuelta y lista para traeros lo mejor que sale de mi cocina!!!

De momento, hoy os traigo algo facilísimo y pecaminoso….MUFFINS DE CHOCOLATE con TROCITOS DE CHOCOLATE!!!

De muffins de chocolate, podéis encontrar en la blogosfera gastronómica miles de recetas para chuparse los dedos, pero a mi me gustó especialmente la receta de Nuria, de “Las Recetitas de Mirasens”.El blog de Nuria es precioso, tiene unas recetas maravillosas, y unas fotos… espectaculares!!!. No descubro nada nuevo cuando digo que en la sencillez esta el éxito, y en el caso de “Las Recetitas de Mirasens” esto es una verdad como un templo!! Os animo a todos a que os paséis por el blog,veréis como salís con varias recetas en vuestra libretita de cocina!!!

Sin perder más tiempo, me pongo con la receta!!

MUFFINS DE CHOCOLATE CON TROCITOS DE CHOCOLATE

(Receta de Nuria de “Las recetitas de Mirasens” con alguna pequeña modificación) (Ingredientes para 12 muffins)

  • 230 gr harina todo uso
  • 50 gr cacao en polvo (yo usé valor)
  • 50 gr chocolate negro fundido
  • 200 gr azúcar
  • 16gr levadura en polvo
  • 2 yogures griegos naturales
  • 80 gr aceite de girasol (yo usé de oliva porque no tenía de girasol, pero para la próxima vez lo tendré)
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas de leche entera
  • 100 gr pepitas de chocolate
  • 1 pizca de sal

Para comenzar a preparar éstas muffins, tamizamos la harina, cacao, levadura y sal y reservamos la mezcla.

Por otro lado, en nuestro bol de la batidora, ponemos el aceite, los huevos, el azúcar, el chocolate derretido y templado, los yogures y la leche, y batimos bien hasta tener una mezcla homogénea. Podemos añadir las pepitas de chocolate en este punto o dejarlas para el final.

Finalmente, añadimos la mezcla de harina poco a poco, batiendo justo lo necesario para incorporar. Nunca batir demasiado.

Llenamos las cápsulas de muffins bastante, casi hasta arriba, e introducimos en el horno precalentado a 180º.

Llenar bastante las cápsulas nos ayudará a que suban y sean bien hermosonas las muffins.

Horneamos durante unos 20-25 minutos, o hasta que al introducir un palillo esten bien hechas.

Como veis, es una receta muy fácil, y os aseguro que no os vais a arrepentir. Estan deliciosas, súper chocolatosas y muy jugosas. Vais a relameros desde el primer hasta el último bocado!!!

Y con esto, me despido hasta la próxima receta, que espero sea muy pronto!!

Como siempre, espero que os paséis por nuestra página de Facebook y nos dejéis vuestras recetas!!!

Un beso. Sara

Muffins de chocolate con pepitas de chocolate

Galletas de avena, chocolate y café (veganas)

¿Cómo es una galleta sin ningún ingrediente de origen animal? Yo no las tenía todas conmigo. Pensaba: estarán más pastosas. No ligará la masa. Tendré que tirarla, seguro. Pero, como me encanta el sabor del café en los postres y el toque de chocolate y, como he comprado todos los libros de Isa Chandra Moskowitz y Terry Hope Romero, tanto cuando escriben juntas como cuando han escrito separadas, me dije: Vamos a hacer esta receta de Espresso Chip Oatmeal Cookies, que tiene muy buena pinta, con sus semillas de lino molidas y su azúcar moreno…

El resultado es espectacular. Al principio, la masa queda líquida y uno piensa: esto va a ser horrible. Pero después, salen unas galletas crujientísimas por fuera y blanditas por dentro, con un sabor exquisito (y, lo aseguro, soy muy exigente con los dulces). Ahora no veo el momento de hacer todas las recetas de este libro…

Receta extraída de Vegan cookies invade your cookie jar.

Para dos docenas de galletas (lo de las docenas, en repostería, es relativo: a mí me salieron algo menos)

Ingredientes:

  • ½ taza de leche de soja, arroz, avena… Yo usé leche de avena
  • ½ taza de aceite de canola o girasol. Yo usé aceite de girasol.
  • 2 cucharadas de semillas de lino molidas. Se muelen perfectamente en un molinillo de café.
  • 1/3 taza de azúcar moreno. Yo usé azúcar de panela de comercio justo.
  • ½ taza de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2/3 taza de harina todo uso. Yo usé harina de trigo ecológica.
  • 1/8 cucharadita de canela molida
  • 2 cucharadas de café espresso instantáneo
  • 1 cucharada de cacao en polvo. Yo usé cacao en polvo con procesado holandés, que es el que hay en España, marca Valor.
  • ¾ cucharadita de polvo de hornear (se le conoce también como levadura Royal, aunque no es una levadura; lo podéis encontrar también en algunas recetas como “impulsor” o “impulsor químico”)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 y ¾ tazas de avena de cocción rápida. Yo usé avena integral ecológica.
  • ¾ taza de chips de chocolate (sin ingredientes de origen animal, claro, que nuestras galletas son veganas).

Preparación:

Precalienta el horno a 180ºC y forra dos bandejas de horno con papel de hornear.

En un bol grande, mezcla juntos la leche, el aceite, las semillas de lino, los dos azúcares y la vainilla hasta que estén hechos una crema. Tamiza en otro bol la harina, la canela, el café y el cacao en polvo, el polvo de hornear y la sal. Mezcla los ingredientes secos y los húmedos hasta formar una masa. Con la cuchara vas que te matas, no hace falta usar una batidora, porque la masa es líquida. De hecho, cuando la ves, piensas: esto no hay dios que lo hornee. Pero luego añades la avena y los chips de chocolate y aquello se compacta un poco más. Remueve hasta que se integren. Nunca te creas que te va a quedar una masa como la de bizcocho. Es una masa… Imagínate un barreño de caramelo líquido espesito lleno de copos de avena: así será tu masa.

Coge cucharadas generosas de masa y ponlas en la bandeja de hornear con 5 cm de separación entre ellas. Yo tengo una cucharada especial para estos menesteres, que es la que uso. Tiene un sistema de muelle por el cual expulsa la masa:

Hornea 14 minutos, hasta que las galletas estén ligeramente hinchadas y los bordes parezcan secos. Yo las tuve 20 porque mis galletas fueron más grandes. A los 14 minutos, sacas la bandeja del horno y echas un vistazo: ¿que parecen muy blandurrias todavía? Las metes tres o cuatro minutos más. Y ya está. Cada horno es un mundo.

Deja las galletas enfriándose en la misma bandeja de horno durante 5 minutos (no te saltes este paso o se desharán) y luego pásalas a una rejilla. Guárdalas en una lata de galletas.

Galletas de avena, chocolate y café (veganas)

Mi Tiramisú

Hola amigos!!!

La receta que hoy os traigo es una receta muy especial y sin duda MI receta favorita. Digo MI, así con mayúsculas, porque esta receta es mía propia, y la cedo en exclusiva para Comparte Postres!!!

Realmente no tengo derecho a llamar Tiramisú a esta receta, porque poco tiene que ver con el verdadero tiramisú italiano. Lo único que tienen en común es que su base es el mascarpone.

Había intentado varias veces hacer el espumoso y delicioso postre italiano, pero no acababa de darle la textura que necesitaba, así que un día, hace unos nueve años, viendo un programa de mi amadísaimo Jamie Oliver cuando estaba prácticamente dándose a conocer, vi cómo preparó un tiramisú que tenía una pinta de muerte sin necesidad de darle la textura espumosa que yo no era capaz de conseguir.

Me puse manos a la obra y mi éxito fue total.

Al principio me inspiré en su tiramisú, pero con el tiempo he acabado elaborando mi propia receta.

Y antes de entrar en materia, un secretillo: Con él he conseguido conquistar algún que otro “estómago” interesante…. Ahí lo dejo!! jeje

CREMA DE TIRAMISÚ

La receta tiene tres fases: Bizcocho de chocolate, crema de mascarpone, y montaje final.

Para ello necesitaremos:

Bizcocho:

  • 4 claras de huevo
  • 80 -90 gr harina
  • 70gr cacao en polvo
  • 50gr mantequilla fundida
  • 70 gr azúcar

Crema de mascarpone

  • 500gr queso mascarpone
  • 4 yemas de huevo
  • 90-100gr azúcar
  • 1 chorrito de amaretto, tía maría, esto al gusto, como si no queréis ponerle nada.

Montaje: 200-250gr chocolate blanco, 1 chorrito de café y 1 tableta chocolate 70%cacao (para que dé el toque “amargo” del cacao.

 

1. Elaboración del bizcocho:

En primer lugar separamos las claras y las yemas de los huevos, y tomamos las claras. Le añadimos la harina el cacao, el azúcar y la mantequilla y mezclamos bien. La idea es que salga un bizcocho compacto, no queremos que suba, por eso no le añadimos ni levadura ni bicarbonato ni ningún otro gasificante.

Para hornearlo, podemos ponerlo en la bandeja donde montemos el tiramisú directamente, y hacer el montaje encima del bizcocho sin sacarlo, o en otra bandeja con papel de horno, y después retirarla y colocarlo en la bandeja del resultado final. No es necesario sacar el bizcocho de una pieza, si se rompe no hay problema porque va cubierto con la crema y no se verán los desperfectos.

En cualquier caso, precalentamos el horno y horneamos unos 10min a 180º. Introducimos un palillo para que salga limpio, pero sin dejar que se haga mucho para evitar que se endurezca.

 

2.-Elaboración de la crema

Mezclamos el queso mascarpone con las yemas de huevo y el azúcar, y le añadimos un chorrito de algún licor, el que nos guste, o simplemente lo dejamos así. Yo últimamente no le pongo nada, porque nos gusta más el sabor de la crema sin nada, pero es cuestión de gustos.

Queda la crema muy suelta pero después en el frigorífico cuaja para poder cortarla.

3.- Montaje

Ponemos en el fondo de la bandeja el bizcocho de chocolate. Si os gusta el toque a café, se puede regar un poco el bizcocho con café, haciéndole agujeros previamente con un tenedor para que filtre el café. La cantidad de café es al gusto de los cocineros!!

Encima del bizcocho, ponemos el chocolate blanco previamente fundido con un chorrito de leche para que quede suelto para extenderlo, pero no mucha leche porque tiene que cuajarse.

Encima del chocolate blanco extendemos la crema de mascarpone y una vez extendida, pasamos a refrigerar.

Normalmente lo suelo hacer por la mañana y por la tarde paso a darle el toque final, pero cuanto más tiempo refrigere, más manipulable estará para servirlo. Si se hace por la tarde, a la mañana siguiente esta ideal para darle el toque final.

Una vez endurecida la crema en el frigorífico, se cubre con cacao en polvo (igual que el tiramisú original), y después pico (no se raya, se pica para que queden pedacitos crujientes) el chocolate amargo y se esparce por encima del pastel.

Y así queda finalizada esta especie de tiramisú a mi propio estilo.

Os aseguro de verdad que no os vais a arrepentir si lo hacéis. Lo he llevado a muchos sitios con distinta gente y la reacción es unánime. A todo el mundo le encanta!!! Y yo espero que a vosotros también!!!

Como siempre, podéis compartir los resultados en nuestra página de Facebook

Un beso. Sara

Mi Tiramisú

Cookies con chips de chocolate

Muchos de vosotros conoceréis estas galletas. Incluso más de uno/a ya las habrá hecho alguna vez en casa. Sin duda son mis galletas preferidas y por lo que he podido comprobar, también lo son en mi casa.

Son bastante sencillas de hacer y además con ingredientes muy básicos que todos podemos disponer fácilmente en casa. Son un buen remedio para llevar siempre a casa de algunos familiares, amigos, etc.

Pues vamos manos a la masa!

Ingredientes (48 galletas aproximadamente):

– 220 gr de harina

– 1/2 cucharadita de levadura

– 1/2 cucharadita de bicarbonato

– 1/2 cucharadita de sal

– 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 125 gr de azúcar blanquilla

– 105 gr de azúcar moreno

– 1 huevo L

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 185 gr de chips de chocolate

– 125 gr de nueces cortadas a trozos pequeños

Precalentamos el horno a 180º y preparamos dos bandejas de horno con papel de hornear.

Tamizamos la harina, la sal, el bicarbonato y la levadura y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar blanquilla y moreno, hasta que consigamos una mezcla esponjosa.

Añadimos el huevo y la vainilla a baja velocidad.

Agregamos poco a poco la harina a esta mezcla mientras batimos también a velocidad baja hasta que se hayan integrado todos los ingredientes por completo.

Ahora con una espátula añadimos las gotas de chocolate y los trozos de nueces y lo mezclamos todo manualmente. Una vez tengamos la masa preparada, con la ayuda de una cuchara vamos poniendo bolitas de esta en la bandeja para hornear a una distancia de unos 5 centímetros entre cada bola porque en el horno se expanden y no queremos que se nos peguen. Horneamos durante 12 minutos y dejamos enfriar las galletas en una rejilla hasta que se enfríen.

Así puse yo las galletas antes de hornear:

Y así quedaron después de hornear:

Cookies con chips de chocolate

Happy Valentine! (Cupcakes de cacao y grosella)

Love is real, real is love
Love is feeling, feeling love
Love is wanting to be loved
Love is touch, touch is love
Love is reaching, reaching love
Love is asking to be loved
Love is you
You and me
Love is knowing
We can be
Love is free, free is love
Love is living, living love
Love is needing to be loved

No soy muy de fechas señaladas, pero me parecería absurdo rechazar una oportunidad como San Valentín para pediros que os queráis. Que améis. Que os toquéis. Que os rocéis. Que os abracéis. Que os enamoréis. De una persona. De un gesto. De una forma de mirar. Sentid, no hay nada más fantástico que el amor.

De banda sonora os propongo una de mis canciones favoritas. De fondo, suena John Lennon. Mientras, del horno, va saliendo un aroma a chocolate que invita al pecado. La grosella es el complemento perfecto. Disfrutad del día… y de la noche!

Cupcakes de cacao y grosella (para 12 cupcakes)

Ingredientes:

Para las cupcakes de cacao:

– 175 gr. de harina de todo uso

– 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

– 200 gr. de azúcar

– 2 cucharaditas (tsp -unos 8 gramos-) de polvo de hornear

– 2 huevos L

– 50 gr. de cacao puro en polvo

– 240 ml. de agua hirviendo

– Una pizca de sal

– 2 cucharaditas (tsp) de extracto de vainilla

Para el buttercream de grosella:

– 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

– 220 gr. de azúcar glas

– 3-4 cucharadas de concentrado de grosella

– Una pizca de sal

Preparación:

– Precalentamos el horno a 180º. Colocamos las cápsulas de papel en un molde para cupcakes.

– En un bol, mezclamos el cacao con el agua hirviendo. Dejamos atemperar.

– En otro recipiente, mezclamos la harina, el polvo de hornear y la sal.

– En un bol grande, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que nos quede una mezcla cremosa (unos cinco minutos con batidora de mano). Incorporamos los huevos uno a uno. Es decir, incorporamos un huevo, y batimos un minuto hasta que está completamente integrado. Incorporamos el siguiente, y el mismo procedimiento. Añadimos la vainilla y batimos.

– Añadimos la harina y mezclamos suavemente, solo hasta que esté integrada. Vertemos la salsa de cacao y batimos hasta integrar.

– Llenamos las cápsulas para cupcakes algo más de 3/4 de su capacidad (necesitamos que nos queden con capuchón), y horneamos entre 18-20 minutos, o hasta que al introducir un palillo, éste salga limpio. Dejamos enfríar en el molde unos diez minutos. Pasado este tiempo, trasladamos las cupcakes a una rejilla para que acaben de atemperarse.

– Mientras, preparamos el buttercream de grosella.

– Batimos la mantequilla unos minutos, hasta que esté cremosa.

– Mientras batimos, añadimos la mitad del azúcar. Cuando esté integrado, añadimos la otra mitad y la sal. Batimos.

– Tendremos una crema muy espesa. Vamos añadiendo la grosella, de cucharada en cucharada, hasta que obtengamos la consistencia que deseamos. Batimos cuatro minutos hasta que obtengamos una mezcla muy cremosa y homogénea.

-Si queremos un sabor y textura más suaves, podemos añadir un poco de leche o nata líquida. Si deseamos un color más intenso, podemos utilizar colorantes alimenticios rosa o rojo.

Montamos el cupcake

– Con un cuchillo de sierra bien afilado, cortamos la parte superior del cupcake. El borde de la cápsula de papel nos servirá de guía.

– Con un cortador de galleta con forma de corazón, cortamos un corazón de la parte superior del cupcake.


– Untamos frosting en la base del cupcake, colocando más cantidad en el centro.

– Espolvoreamos azúcar glas sobre la parte superior que hemos recortado. Montamos sobre la base, presionando ligeramente con los dedos.

Por supuesto, podéis sustituir la grosella por cualquier otra fruta roja, natural hecha puré o en confitura. ¿Sabéis lo afrodisíacamente bien que combina el chocolate con la frambuesa?

Desde ‘Comparte Postres’, esperamos que disfrutéis de estas cupcakes y de el día de San Valentin!

¡Buen provecho!

Happy Valentine! (Cupcakes de cacao y grosella)

Bundt de chocolate con leche

Hola a todos! Ya han pasado estas fechas estupendas, pero aquí seguimos en Comparte Postres dejando cositas ricas para no perder costumbre.

La idea para esta entrada era la de hacer un bizcocho de plátano de Primrose Bakery, pero a veces las cosas no salen como uno las planea y el bizcocho estaba bueno (si, estaba porque ya ha desaparecido) pero al desmoldarlo se me rompió por todos lados y no había manera de sacarle una foto en condiciones, así que me puse de nuevo manos a la obra. busqué por la web de El Rincón de Bea, que sabía que allí encontraría algo riquísimo para hacer, ya que mi primera idea no había salido como me esperaba. Y allí encontré esta receta.

Ingredientes:

– 200gr de chocolate con leche

– 120 ml de sirope de chocolate

– 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 200 gr de azúcar

– 4 huevos L

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 360 gr de harina

– 1 cucharadita de levadura

– 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico

– 1/2 cucharadita de sal

– 250 ml de buttermilk

Empezamos:

– Precalentamos el horno a 160º

– Tamizamos la harina, el bicarbonato, la levadura y la sal. Reservamos.

– En un bol ponemos el chocolate con leche y el sirope de chocolate, lo derretimos en el microondas en tandas de 30 segundos, parando para remover entre tanda y tanda. Yo necesité tan sólo 1 minuto para derretirlo todo.

– Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que consigamos una mezcla esponjosa, aproximadamente unos tres minutos.

– Incorporamos a la mezcla de la mantequilla los huevos. Uno a uno. No añadimos el siguiente hasta que el primero se haya integrado por completo en la mezcla.

– Mientras sigue batiendo incorporamos el chocolate derretido y el extracto de vainilla

– Incorporar un tercio de la harina y después la mitad del buttermilk. Repetimos hasta que hayamos terminado con la mezcla de la harina.

– Engrasamos con aceite y enharinamos el molde elegido. Vertemos la mezcla, procurando que la masa entre en todos los huecos que pueda tener el molde.

– Horneamos durante 55 minutos. Antes de retirarlo del horno comprobamos que esté listo insertando un palillo en el centro del bizcocho. Si este sale limpio ya podemos retirarlo, si sale húmedo lo dejamos 5 minutos más.

– Dejar enfriar durante unos 15 minutos en el molde. Pasar la punta de un cuchillo por los bordes del molde y desmoldar.

– Trasladar el bundt a una rejilla y dejar que se enfrie por completo allí.

 

Espero que os guste!

 

Elena

 

 

 

 

Bundt de chocolate con leche