Cupcakes de dulce de leche

En Comparte Postres estamos de enhorabuena. Somos un grupo de cocinillas de diversas partes del planeta. Cinco de nosotros vivimos en España y el sexto, Malter, vive en la lejana argentina. Pues bien, ¡YA LO TENEMOS AQUÍ! Ha venido a España de visita y no encuentro una ocasión mejor que esta, la de tener aquí de lo mejor de Argentina, para homenajearle con uno de mis productos argentinos favoritos: el dulce de leche. A cucharadas, sobre una tostada, con una crêpe, un gofre… o como ingrediente principal de unos cupcakes  como estos. Jugosos y con un sabor muy intenso a dulce de leche.

¡Viva Malter y viva Argentina!

¿Comenzamos?

CUPCAKES DE DULCE DE LECHE (Receta adaptada del libro Cake Days)

Ingredientes (para 16 cupcakes)

– 80 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.

– 280 gr. de azúcar.

– 240 gr. de harina de todo uso.

– 1 cucharada (tbsp) de polvo de hornear (levadura química, tipo Royal)

– 1/4 cucharadita de sal.

– 240 ml. de leche entera, a temperatura ambiente.

– 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.

– 2 huevos L

– 160 gr. de dulce de leche (de todos los que he probado -que son bastantes-, mi marca favorita es Chimbote)

Preparación:

– Precalentamos el horno a 190º. Preparamos una bandeja para cupcakes con las cápsulas de papel.

– Tamizamos la harina, el polvo de hornear y la sal.

– En una jarra, batimos la leche, el extracto de vainilla y los huevos.

– Batimos a la vez en un bol grande la mantequilla, el azúcar, la harina, el polvo de hornear y la sal a baja velocidad, hasta que la mezcla tenga una consistencia granulada/arenosa.

– Añadimos 3/4 partes de la mezcla de leche y huevos y seguimos batiendo a velocidad baja hasta que esté integrada. Subimos a velocidad media y batimos hasta obtener una mezcla uniforme, cremosa y suave. Añadimos lo que nos queda de leche y huevos y el dulce de leche, y batimos hasta obtener una crema suave.

– Rellenamos las cápsulas de papel hasta dos tercios de su capacidad. Horneamos unos 18-20 minutos, o hasta que insertemos un palillo en el centro del cupcake y salga limpio. Dejamos atemperar unos diez minutos dentro de la bandeja, y seguidamente los dejamos enfriar sobre una rejilla.

– Mientras, preparamos el frosting.

Buttercream de dulce de leche

Ingredientes

– 450 gr. de azúcar glas.

– 160 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.

– 50 ml. de leche entera, a temperatura ambiente.

– 120 gr. de dulce de leche.

Preparación:

– Batimos el azúcar glas con la mantequilla a velocidad baja hasta integrarlos y obtener una mezcla un poco arenosa.

– Lentamente, añadimos la leche. Batimos a velocidad alta unos minutos hasta que obtengamos una crema suave. Añadimos el dulce de leche y volvemos a batir dos o tres minutos hasta obtener una crema consistente y suave.

Montaje:

– Con una puntilla bien afilada, hacemos un agujero en el centro de cada cupcake. Rellenamos el hueco con una cucharadita de dulce de leche. Tapamos con el capuchón que acabamos de extraer (este paso es opcional, pero le da un toque riquísimo).

-Decoramos el cupcake con el buttercream, con una manga pastelera o una espátula.

-Finalizamos con crocanti de almendra, caramelos toffe troceados o gotas de dulce de leche.

… y ya los tenemos listos. Ahora, ¡a comer! ¡Espero que os gusten!

Ya sabéis que podéis visitarnos, hacernos preguntas y compartir con nosotros vuestros postres en nuestra página de Facebook.

¡Que aproveche!

Cupcakes de dulce de leche

¡Que vienen las Fallas! Cupcakes de horchata valenciana

Sólo he estado una vez en Valencia por Fallas, pero fue inolvidable. Tendría 18 o 19 años, y aproveché ese fin de semana de la forma más intensa posible. Creo que ni siquiera llegué a dormir, tenía ganas y aguante para soportar marcha durante el día y durante la noche.

Ahora, me encantaría volver. No a ese ritmo, porque la edad no perdona, pero me encantaría volver a disfrutar de las Fallas, de los ninots que esos grandes maestros diseñan año tras año, del ambiente… ¡Desde Comparte Postres, nos gustaría desear unas felices Fallas a todos nuestros lectores valencianos! Y como homenaje, hoy os presento un postre inspirado en una de las joyas de la gastronomía valenciana: la horchata. Aunque, en esta ocasión, en lugar de beberla, la comeremos. Sí, porque será el ingrediente principal de unos cupcakes deliciosos.

Evidentemente, necesitaremos una materia prima de calidad. En este post del gran blog Mercado Calabajío han elaborado un escrito muy interesante sobre la horchata y sus propiedades, incluyendo una receta para hacerla en casa.

¿Empezamos?

Cupcakes de horchata valenciana

Ingredientes: (para unos 20 cupcakes)

– 170 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.

– 390 gr. de azúcar.

– 3 huevos L.

– 1 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla.

– 300 gr. de harina de repostería.

– 1 cucharadita (tsp) de canela molida.

– 1 y 1/2 cucharaditas (tsp) de polvo de hornear.

– 1/2 cucharadita (tsp) de sal.

– 240 ml. de horchata de buena calidad (Yo he usado Chufi Maestro Horchatero. Cuenta con un 16% de chufas frente al 10% del resto de marcas, y éstas tienen la D.O. Chufa de Valencia).

Preparación:

– Precalentamos el horno a 180º, y preparamos una bandeja para cupcakes con las cápsulas de papel.

– En un bol, tamizamos y mezclamos la harina, la levadura química, la canela y la sal. Reservamos.

– En otro bol, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremosa (unos 4-5 minutos con batidora de mano). Añadimos los huevos uno a uno, batiendo después de cada adición hasta que esté bien integrado. Añadimos la vainilla y batimos hasta integrar.

– Una vez incorporados los huevos y la vainilla, añadimos la harina en tres veces, y la horchata en dos veces, alternándolas. Es decir, añadimos un tercio de la harina > batimos ligeramente, sólo para integrar, NUNCA hay que batir demasiado > la mitad de la horchata > batimos levemente > otro tercio de la harina > batimos levemente > lo que queda de horchata > batimos unos segundos > el tercio que nos queda de harina > acabamos de integrar.

– Rellenamos las cápsulas para cupcakes hasta LA MITAD de su capacidad  (si llenamos demasiado, nos rebosará). Horneamos unos 18 minutos, aunque eso dependerá de cada horno. Comprobaremos con un palillo si están horneados, y los sacaremos cuando éste salga limpio.

– Los dejamos reposar diez minutos dentro del molde. Pasado este tiempo, los pasamos a una rejilla para que acaben de atemperar. Mientras, preparamos el frosting.

Buttercream de horchata valenciana

Ingredientes:

– 225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.

– 450-500 gr. de azúcar glas.

– 1/2 cucharadita (tsp) de canela.

– 1/2 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla.

– 120 ml. de horchata de buena calidad (podremos no necesitarla toda, en función de la consistencia que queramos)

Preparación:

– Batimos un minuto la mantequilla hasta que esté cremosa.

– Añadimos el azúcar y la canela, y batimos (primero a baja velocidad, luego a velocidad media), hasta que tengamos una crema muy espesa.

– Añadimos la vainilla y batimos.

– Añadimos la mitad de la horchata y batimos hasta integrar. Mientras batimos, vamos añadiendo el resto de horchata a cucharadas hasta encontrar la consistencia que queremos. Batimos tres minutos para airear la crema y darle consistencia.

– Napamos los cupcakes con el buttercream con manga pastelera o espátula. Decoramos con un pellizco de canela en polvo.

* Como veis, los ingredientes son para unas 20-24 cupcakes. Se pueden dividir por la mitad las cantidades para hacer una sola hornada de 12 cupcakes.

* Varios de mis probadores oficiales, sin saber aún el sabor de los cupcakes, exclamaron: ¡Cupcakes de leche merengada!. Y sí, pueden pasar perfectamente por cupcakes de leche merengada. Sin duda.

¡Espero que os gusten! ¡FELICES FALLAS!

¡Que vienen las Fallas! Cupcakes de horchata valenciana

Happy Valentine! (Cupcakes de cacao y grosella)

Love is real, real is love
Love is feeling, feeling love
Love is wanting to be loved
Love is touch, touch is love
Love is reaching, reaching love
Love is asking to be loved
Love is you
You and me
Love is knowing
We can be
Love is free, free is love
Love is living, living love
Love is needing to be loved

No soy muy de fechas señaladas, pero me parecería absurdo rechazar una oportunidad como San Valentín para pediros que os queráis. Que améis. Que os toquéis. Que os rocéis. Que os abracéis. Que os enamoréis. De una persona. De un gesto. De una forma de mirar. Sentid, no hay nada más fantástico que el amor.

De banda sonora os propongo una de mis canciones favoritas. De fondo, suena John Lennon. Mientras, del horno, va saliendo un aroma a chocolate que invita al pecado. La grosella es el complemento perfecto. Disfrutad del día… y de la noche!

Cupcakes de cacao y grosella (para 12 cupcakes)

Ingredientes:

Para las cupcakes de cacao:

– 175 gr. de harina de todo uso

– 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

– 200 gr. de azúcar

– 2 cucharaditas (tsp -unos 8 gramos-) de polvo de hornear

– 2 huevos L

– 50 gr. de cacao puro en polvo

– 240 ml. de agua hirviendo

– Una pizca de sal

– 2 cucharaditas (tsp) de extracto de vainilla

Para el buttercream de grosella:

– 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

– 220 gr. de azúcar glas

– 3-4 cucharadas de concentrado de grosella

– Una pizca de sal

Preparación:

– Precalentamos el horno a 180º. Colocamos las cápsulas de papel en un molde para cupcakes.

– En un bol, mezclamos el cacao con el agua hirviendo. Dejamos atemperar.

– En otro recipiente, mezclamos la harina, el polvo de hornear y la sal.

– En un bol grande, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que nos quede una mezcla cremosa (unos cinco minutos con batidora de mano). Incorporamos los huevos uno a uno. Es decir, incorporamos un huevo, y batimos un minuto hasta que está completamente integrado. Incorporamos el siguiente, y el mismo procedimiento. Añadimos la vainilla y batimos.

– Añadimos la harina y mezclamos suavemente, solo hasta que esté integrada. Vertemos la salsa de cacao y batimos hasta integrar.

– Llenamos las cápsulas para cupcakes algo más de 3/4 de su capacidad (necesitamos que nos queden con capuchón), y horneamos entre 18-20 minutos, o hasta que al introducir un palillo, éste salga limpio. Dejamos enfríar en el molde unos diez minutos. Pasado este tiempo, trasladamos las cupcakes a una rejilla para que acaben de atemperarse.

– Mientras, preparamos el buttercream de grosella.

– Batimos la mantequilla unos minutos, hasta que esté cremosa.

– Mientras batimos, añadimos la mitad del azúcar. Cuando esté integrado, añadimos la otra mitad y la sal. Batimos.

– Tendremos una crema muy espesa. Vamos añadiendo la grosella, de cucharada en cucharada, hasta que obtengamos la consistencia que deseamos. Batimos cuatro minutos hasta que obtengamos una mezcla muy cremosa y homogénea.

-Si queremos un sabor y textura más suaves, podemos añadir un poco de leche o nata líquida. Si deseamos un color más intenso, podemos utilizar colorantes alimenticios rosa o rojo.

Montamos el cupcake

– Con un cuchillo de sierra bien afilado, cortamos la parte superior del cupcake. El borde de la cápsula de papel nos servirá de guía.

– Con un cortador de galleta con forma de corazón, cortamos un corazón de la parte superior del cupcake.


– Untamos frosting en la base del cupcake, colocando más cantidad en el centro.

– Espolvoreamos azúcar glas sobre la parte superior que hemos recortado. Montamos sobre la base, presionando ligeramente con los dedos.

Por supuesto, podéis sustituir la grosella por cualquier otra fruta roja, natural hecha puré o en confitura. ¿Sabéis lo afrodisíacamente bien que combina el chocolate con la frambuesa?

Desde ‘Comparte Postres’, esperamos que disfrutéis de estas cupcakes y de el día de San Valentin!

¡Buen provecho!

Happy Valentine! (Cupcakes de cacao y grosella)

Cupcakes marmolados (Marble cupcakes)

Cuando era pequeño, los domingos de verano eran especiales en mi casa. Tras la comida, llegaba la felicidad en forma de barra de helado, que devorábamos en plato o entre dos barquillos planos en forma de corte. Aunque había cantidad de sabores (al menos en los ’80. Hace años que no como helado de barra), yo siempre elegía el de vainilla y chocolate. Me resultaba imposible decantarme entre la suavidad de la vainilla y la profundidad del chocolate, así que me parecía un gran invento que existiesen postres que combinaran ambos sabores.

Han pasado muchos años, pero la unión de la vainilla y el chocolate en un solo postre o en un solo bocado me sigue pareciendo fantástica. Por eso, hace tiempo hago en casa estos cupcakes marmolados, que combinan todo lo exquisito de estos dos sabores con la textura densa y jugosa del cupcake. ¡Un postre, desayuno o merienda genial! Id preparando un gran vaso de leche.

¿Empezamos?

Cupcakes marmolados (Receta de Martha Stewart)

Ingredientes (para 14-16 cupcakes)

– 205 gr. de harina de repostería

– 2 cucharaditas (tsp) de polvos de hornear

– 1/2 cucharadita (tsp) de sal

– 115 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

– 80 ml. de leche, a temperatura ambiente

– 80 ml. nata espesa (35% M.G.), a temperatura ambiente

– 225 gr. de azúcar

– 3 huevos L, a temperatura ambiente

– 1 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla de buena calidad

– 30 gr. de cacao puro en polvo

– 60 ml. de agua hirviendo

– Azúcar glas, para decorar

Preparación

– Precalentamos el horno a 180º. Colocamos las cápsulas de papel en una bandeja para hornear cupcakes.

– En un bol, tamizamos la harina, el polvo de hornear y la sal. Mezclamos.

– En un vaso, mezclamos la leche con la nata.

– En un bol grande, batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una crema suave y esponjosa (unos 5 minutos con batidora de mano). Incorporamos los huevos uno a uno. Es decir, incorporamos un huevo, y batimos un minuto hasta que está completamente integrado. Incorporamos el siguiente, y el mismo procedimiento.

– Añadimos la vainilla. Batimos.

– Una vez incorporados los huevos y la vainilla, añadimos la harina en tres veces, y la mezcla de leche y nata en dos veces, alternándolas. Es decir, añadimos un tercio de la harina > batimos ligeramente, sólo para integrar, NUNCA hay que batir demasiado > la mitad de la leche y nata > batimos levemente > otro tercio de la harina > batimos levemente > lo que queda de leche y nata > batimos unos segundos > el tercio que nos queda de harina > acabamos de integrar.

– Para la masa de chocolate, separamos en un bol un tercio de la masa (unos 250 gr. aproximadamente). En una taza, mezclamos el cacao y el agua hirviendo hasta integrar. Volcamos sobre la masa reservada e integramos.

– Rellenamos las cápsulas alternando cucharadas de masa de vainilla con cucharadas de masa de chocolate, dejando que predomine la de vainilla, y llenándolas hasta 3/4 partes de su capacidad. Con la parte trasera de un cuchillo o con un palillo, realizamos ondas sobre la masa, o los dibujos o formas que queramos, pero evitando que ambas masas se mezclen demasiado.

– Introducimos en el horno. Horneamos durante unos 20 minutos, o hasta que introduzcamos un palillo en el centro de una cupcake y salga limpio. Dejamos enfriar en el molde unos diez minutos, y transferimos las cupcakes a una rejilla para que terminen de atemperar.

– Antes de servir, las decoramos con azúcar glas. En un tupperware bien cerrado, nos duran en perfectas condiciones unos tres días a temperatura ambiente. Además, congelan perfectamente, y aguantan hasta dos meses.

¡Que aproveche!

Cupcakes marmolados (Marble cupcakes)

La diferencia entre: cupcakes y muffins y… magdalenas?

A día de hoy gracias a internet y a que aprendemos nuevos idiomas, la circulación de las recetas viaja a la velocidad de la luz. Nos encontramos con palabras que tienen traducción pero otras que no la tienen, y el uso del lenguaje y la diferente forma de pensar de unos y de otros hace que se le de un significado diferente a los términos.

Desde hace tiempo me he interesado por las cupcakes. Me preguntaban qué era y yo contestaba una cosa muy bonita que leí una vez: “las cupcakes son magdalenas con gorrito”. Aquí en España de toda la vida comemos magdalenas, y lo que salga de ahí nos es completamente nuevo, y es cierto, es así. O comemos “magdalenas” o “sobaos”, si no se salen de la blonda, y si tienen chocolate son “pastelitos” o “bizcochitos” pero al salir de ahí nos perdemos. Las diferencias se ven más fácil si nos paramos a observar los ingredientes.

Aunque la diferencia fundamental está en el “aspecto” resulta que podemos encontrar muffins o magdalenas con “sombreritos” según quien los elabore, pero no son cupcakes.

Las diferencias:

  • Las magdalenas, tan extendidas en España, proceden de Lorena , en Francia, y todas tienen forma redonda, blondas de papel y levadura, que hace que se eleven por encima de la blonda, y aceite para su elaboración. La superficie se adorna con azúcar. La receta tradicional de las magdalenas lleva: huevos, azúcar, mantequilla, harina, aceite de oliva, levadura y ralladura de limón. De hecho podemos utilizar recetas de bizcochos para hacer “magdalenas de pega”.

  • Las cupcakes, es el boom que llega de EEUU gracias a las series de televisión. Externamente son magdalenas sin elevación, adornadas, pero es mucho más. No solo las hay de limón, las hay de muchísimos sabores. Lo que enamora de las cupcakes es su elaboración, desde cremas y glaseados hasta figuritas en miniatura. Todo un mundo por descubrir. Una diferencia con las magdalenas es que las cupcakes llevan mantequilla en vez de aceite de oliva, pero esto no es del todo cierto, ya que la mantequilla se puede sustituir por aceite de girasol. No son tan esponjosas como las magdalenas porque no se baten tanto y no llevan levadura. En las tiendas podemos encontrar multitud de blondas divertidas para hacer más apetitosa nuestra cupcake y miles de toppings para decorarla. Las cupcakes son verdaderas obras de arte en algunos casos y podemos encontrar de todo tipo, desde unas románticas para una boda hasta unas con la cara de personajes de dibujos para los cumpleaños de los más pequeños.

  • Los muffins se confunden bastante con las cupcakes. Los muffins son más grandes. Pueden ser dulces o salados, en cambio las magdalenas y las cupcakes son siempre dulces. Son muy comunes los muffins de frutas, aunque también, los hay de verduras. Contienen menos cantidad de grasas y son siempre planos y sin adornos, aunque como ya he dicho cada uno elabora sus propias recetas. Es bastante costoso diferenciar los muffins de las cupcakes por su receta ya que son similares, habrá que esperar a su resultado final.

Para empezar, podemos fijarnos una idea de cómo son estos tres pastelitos externamente. Espero haberos ayudado.

La diferencia entre: cupcakes y muffins y… magdalenas?

Oreo Cupcakes

¿Puede haber algo mejor en el mundo que la cara de un niño abriendo sus regalos la mañana de Navidad o Reyes? Rotundamente, sí. Probad a dejar junto a sus regalos unas Cupcakes de Oreo como las que os proponemos hoy. Entre regalo y regalo, bocado. Si ya son, seguramente, sus galletas favoritas, imaginaos en forma de cupcake. Será una mañana perfecta para ellos. ¿Os animáis?

Oreo Cupcakes

Ingredientes (para 12-16 cupcakes)

– 125 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.

– 140 gr. de azúcar.

– 115 gr. de harina.

– 1 cucharadita (tsp) de polvo de hornear.

– 2 y 1/2 cucharadas (tbsp) de cacao puro en polvo.

– 80 ml. de leche, a temperatura ambiente.

– 2 huevos, a temperatura ambiente.

– 1 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla de buena calidad.

– 8 galletas Oreo picadas o ralladas.

Preparación

– Precalentamos el horno a 180º.

– Rellenamos con las cápsulas correspondientes una bandeja para cupcakes.

– En un bol, mezclamos la harina, el polvo de hornear y el cacao. Tamizamos y reservamos.

– En un bol o jarra, mezclamos la leche y la vainilla. Reservamos.

– Batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla suave y cremosa. Con batidora de mano tardaremos entre 5 y 7 minutos.

– Añadimos los huevos uno a uno. No añadiremos el siguiente hasta que el anterior esté totalmente integrado, aproximadamente un minuto de batido para cada huevo.

– Añadimos las harinas en tres veces, y la mezcla de leche en dos veces, alternándolas. Es decir, añadimos un tercio de las harinas > batimos ligeramente, sólo para integrar, NUNCA hay que batir demasiado > la mitad de la leche con vainilla > batimos levemente > otro tercio de las harinas > batimos levemente > lo que queda de leche con vainilla > batimos unos segundos > el tercio que nos queda de harinas > acabamos de integrar.

– Por último, añadimos la Oreo picadas o ralladas e integramos con una espátula o cuchara de madera.

– Se vierte la preparación en las cápsulas hasta alcanzar dos tercios de su capacidad,  y horneamos durante unos 20 minutos. Cada horno es diferente, por lo que yo aconsejo controlar la preparación desde los 17-18 minutos de horneado. Si al insertar un palillo éste sale limpio, ya se pueden retirar. Dejamos enfriar 10 minutos en el mismo molde, y las trasladamos seguidamente a una rejilla para que acaben de atemperarse. Mientras, preparamos el frosting.

Oreo buttercream

Ingredientes

– 200 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.

– 300 gr. de azúcar glas.

– Un par de cucharadas de leche (o tres, en función de la consistencia deseada)

– 6 galletas Oreo ralladas o picadas.

Preparación

– En un bol grande, se bate la mantequilla con la mitad del azúcar hasta conseguir una crema. Se va añadiendo azúcar poco a poco, para controlar la consistencia hasta que logremos la deseada.

– Se añade la leche necesaria para acabar de darle la cremosidad y la consistencia que queremos. Despues, se añaden las Oreo ralladas o picadas y se acaban de integrar.

– Se napan las cupcakes con el frosting, con espátula o manga pastelera. Se decoran al gusto (en este caso, yo he optado por una mini Oreo).

El resultado es delicioso. Con un sabor a Oreo muy marcado, pero con las esponjosidad del cupcake. La buena noticia es que, con estas cantidades, sobra un poco de buttercream, que nosotros en casa devoramos untado sobre unas rebanadas de pan de leche para desayunar. Absolutamente sublime. Pecaminoso, incluso. ¿pero quién no se permite un capricho de estos en Navidad?

¡Buen Provecho!

Ya sabéis que, si preparáis ésta u otras recetas de Comparte postres, podéis mostrarlas en el grupo de Facebook. Allí, además, podréis realizar preguntas, resolver dudas o sugerir lo que queráis!

Oreo Cupcakes

Cupcakes de Turrón de Jijona

Este fin de semana hemos dado en casa el pistoletazo de salida a la temporada navideña.

Probablemente no hayamos sido la única familia que lo haya hecho, pero en mi caso, en nuestro caso, éstos días tienen más motivos de celebración. Tanto el 2 como el 3 de diciembre tengo varios cumpleaños, 5 en total, y son cumpleaños además de gente muy especial para mí, por eso, hay que lucirse reposterilmente hablando.

Como véis, tengo motivos para celebrar éstos dos días, así que, como cada año, y éste año más que caía en fin de semana, dimos comienzo a la temporada navideña con la clebración de los cumples.

A mi me tocó el postre, y, aunque preparé un par de cosas, hoy, de momento, y para celebrar el inicio de la navidad, os traigo unas Cupcakes de turrón de Jijona.

Es mi turrón favorito, y vi la idea en el blog de Alma, Objetivo Cupcake Perfecto. Me basé en su receta pero le hice algunas modificaciones que hicieron que el resultado fuera como meterte un trozo de turrón en la boca… buenísimas!!!

Yo dupliqué las cantidades que os voy a dar y me salieron 38 cupcakes, así que con éstas cantidades os saldrán 18-20 cupcakes.

CUPCAKES DE TURRÓN DE JIJONA

  • 2 huevos
  • 175gr harina
  • 1 y 1/2 cucharadita de polvo de hornear (Royal)
  • 120 gr mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 150gr azúcar
  • 100 ml leche
  • 30ml leche para derretir el turrón
  • 100gr turrón de jijona (1/2 tableta)

Precalentamos el horno a 160º.

En primer lugar, convertimos el turrón en pasta de turrón. Para ello, yo puse el turrón con 30 ml de leche en el microondas, en tandas de 40 segundos. Después de cada tanda, iba moviendo para que no se queme el turrón. Es lo mismo que hacemos con el chocolate.

Una vez derretido, apartamos y movemos de vez en cuando, para que vaya templando en turrón.

Tamizamos la harina con el polvo de hornear y apartamos.

Después,batimos la mantequilla con el azúcar, hasta obtener una mezcla clara y espumosa, aproximadamente 3 minutos con la batidora eléctrica.

Una vez obtenida la mezcla, añadimos los huevos uno a uno, y no incorporamos el segundo hasta que no esté integrado el primero.

Una vez integrados los huevos, añadimos la pasta de turrón a la mezcla, e incorporamos bien, pero sin batir demasiado.

Por último, añadimos la harina y la leche alternando de la siguiente forma: 1/3 harina, 1/2 leche, 1/3 harina, 1/2 leche y último tercio de harina. Integramos cada vez que añadimos una cosa, pero sin batir demasiado que se nos puede cortar la masa.

Una vez integrado, damos un par de vueltas a mano a la masa, para acabar de integrar la harina que haya podido quedar en las paredes del bol, y colocamos en los moldes de cupcakes. Llenamos 2/3 e introducimos en el horno.

Aproximadamente estarán 15-20 minutos, pero la verdad es que para mí lo del tiempo es orientativo. Yo cuando introduzco un palillo y sale limpio, entonces las saco. Ese truco nunca falla!!!

Al sacarlas las dejamos 5 minutos dentro del molde de cupcakes y después las sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando están frías, podemos ponerle el frosting.

En mi caso, las hice por la noche, y el cumpleaños era al día siguiente. Como el frosting era de nata, pues las dejé reposar tapadas con un trapo de cocina seco y las decoré al día siguiente. Lo ideal sería guardarlas en un recipiente hermético, pero no tenía para tantos cupcakes, así que simplemente las tapé, total, sólo serían unas horas.

A la mañana siguiente, preparé el frosting:

NATA MONTADA CON TURRÓN DE JIJONA

  • 250ml nata para montar
  • 30gr azúcar glas
  • 100gr  turrón de jijona (1/2 tableta, picada)

Para preparar el frosting, en primer lugar cogemos la media tableta de turrón y la picamos en trocitos muy pequeñitos.

Apartamos un poquito para decorar y el resto lo apartamos para la nata.

Montamos la nata con la batidora , y un poco antes de acabar, cuando ya va cogiendo cuerpo, añadimos el azúcar. (Puse azúcar glas porque se me había acabado el azúcar normal)

No le puse mucho azúcar porque el turrón le añadiría más dulce, y además quería que tuviera mucho sabor a turrón.

Una vez montada, añadimos el turrón y movemos con una pala para repartir el turrón por toda la nata.

La metí en el frigorífico 2 horas, y después puse la mezcla en una bolsa de plástico de las de congelar, le corté una punta y la usé como si fuera una manga pastelera para cubrir las cupcakes.

Una vez cubiertas, les puse un par de trocitos del turrón que habíamos apartado y unas bolitas plateadas y doradas para decorar que compré en Lidl la semana pasada.

El resultado la verdad es que a mi me ha encantado. Ya he dicho que es mi turrón favorito, y tienen un intenso sabor a éste turrón. Están esponjosas, húmedas, la nata le da un toque fresco y repito, parece que te metes un trozo de turrón en la boca. Eso si, te comes una, y no puedes con nada más!!!!!jejejeje.

En casa gustaron mucho, y las recomiendo sin dudarlo un segundo para una tarde navideña que tengáis ganas de fusionar!!!!jejee

Como siempre, espero que nos contéis vuestros resultados en Facebook!!!

Un beso. Sara

Cupcakes de Turrón de Jijona