Cheesecake bicolor – Marcos Style

Hola chic@s!

Antes de salir de casa, hice este cheesecake, a mi estilo, para compartir con unas amigas previo a mis vacaciones

Está hecho en un paso a paso muy simple, y fue la excusa perfecta para utilizar mi nuevo libro de técnicas clásicas, comprado en amazon.com

Espero les guste!

Cheesecake Bicolor

Ingredientes

Masa

Harina para pastelería 250grs

Mantequilla 200grs

Azúcar glass 125 grs

Esencia de vainilla, a gusto

Huevo, 1

Yema, 1

Relleno

Crema de queso, 800grs

Azúcar 200grs

Huevos 4

Piel de limón, 1

Maizena 50 grs

Chocolate de taza 100grs

Manzanas asadas 3

Paso a Paso

Como primer paso, trabajaremos con la mantequilla fria y cortaremos cubos pequeños, siempre cuidando que no tome calor, muy importante para el correcto desarrollo de la técnica de esta masa. Comenzar a realizar un arenado, junto con el azúcar y la harina, es decir, unos pequeñísimos grumos, con estos 3 ingredientes. Lo más importante de todo es diferenciar una arenilla que es lo que tenemos que lograr, a un empaste, que es lo que queremos evitar, ya que de lo contrario la masa no será buena.

Una vez formada esa mezcla similar a arena húmeda, agregar los huevos. Unir bien hasta formar el bollo de masa. Cubrir con un film plástico y llevar al refri para que tome frío, ya que por la gran cantidad de mantequilla se puede tornar difícil para trabajar

Con laa masa ya fría, forrar un molde desmontable para tarta, no hace falta estirarla con palo de amasar, ya que se puede hacer con la mano perfectamente, forrando el molde con pequeños trozos de la masa, y uniéndolos luego con los dedos (esto se facilita por la cantidad de materia grasa en la composición de esta masa)

Picar con un tenedor para evitar que se levante en el horno durante la cocción. Cocinar sin ningún relleno por unos 10 minutos para que se seque un poco y forme un piso, que evitará que luego, nuestro relleno, le pase humedad y nos dé la sensación de que la masa aún no está del todo cocida

Pasados los 10 minutos, dejamos la masa fuera del horno para que se enfríe y nos ponemos a trabajar en el próximo paso de nuestro postre

Pelamos las manzanas verdes y las cortamos en pequeños gajos. En una sartén caliente, las doramos con un poco de mantequilla y azúcar para que se caramelicen (también se puede hacer este proceso en el horno si se desea). Reservar para más tarde. Este toque frutal será un buen contraste con lo cremoso de nuestra crema de queso

Para nuestro relleno estrella: Unir en un bol la crema de queso, con el azúcar y la piel de limón. Agregar los huevos de a 1 (muy importante!!) y una vez que la preparación está homogenea, agregar la maizena muy bien tamizada, e incorporar con un batidor y movimientos envolventes, para evitar formación de grumos desagradables

En este punto, dividirla en un 75% que quedará sabor neutro, y el 25% restante que será de chocolate. Para ello, calentaremos en el microondas el chocolate y se lo agregaremos para obtener una mezcla homogénea

Reservar la mezcla por unos minutos en el frío. Mientras tanto colocamos, sobre la masa ya fría, las manzanas caramelizadas, y sobre ellas, la mezclas de crema de queso, alternando el sabor neutro con el de chocolate, jugando un poco para que se forme el “marmolado” que buscamos

La preparación deberá ir a un horno de 160-180 grados, por aproximadamente 70 minutos. Comprobar siempre, con un palillo en el centro de la preparación, que el mismo salga seco, para así asegurarnos de que se ha cocido como necesitamos. Esto dependerá del horno que tengamos, que tan bien trabaje…y lo más importante…que tanto lo conocemos!!

Cuidado!! No caer en la tentación de querer desmoldarlo en caliente, porque es un paso hacia el desastre, jeje

Servir (si son como yo no se aguantarán demasiado!) bien frío, que es cuando mejor se relacionan todos los sabores

Espero lo puedan poner en práctica y compartirlo con quienes más quieran

Besos para todos y gracias por estar del otro lado

Marcos

Anuncios
Cheesecake bicolor – Marcos Style

Mi Tiramisú

Hola amigos!!!

La receta que hoy os traigo es una receta muy especial y sin duda MI receta favorita. Digo MI, así con mayúsculas, porque esta receta es mía propia, y la cedo en exclusiva para Comparte Postres!!!

Realmente no tengo derecho a llamar Tiramisú a esta receta, porque poco tiene que ver con el verdadero tiramisú italiano. Lo único que tienen en común es que su base es el mascarpone.

Había intentado varias veces hacer el espumoso y delicioso postre italiano, pero no acababa de darle la textura que necesitaba, así que un día, hace unos nueve años, viendo un programa de mi amadísaimo Jamie Oliver cuando estaba prácticamente dándose a conocer, vi cómo preparó un tiramisú que tenía una pinta de muerte sin necesidad de darle la textura espumosa que yo no era capaz de conseguir.

Me puse manos a la obra y mi éxito fue total.

Al principio me inspiré en su tiramisú, pero con el tiempo he acabado elaborando mi propia receta.

Y antes de entrar en materia, un secretillo: Con él he conseguido conquistar algún que otro “estómago” interesante…. Ahí lo dejo!! jeje

CREMA DE TIRAMISÚ

La receta tiene tres fases: Bizcocho de chocolate, crema de mascarpone, y montaje final.

Para ello necesitaremos:

Bizcocho:

  • 4 claras de huevo
  • 80 -90 gr harina
  • 70gr cacao en polvo
  • 50gr mantequilla fundida
  • 70 gr azúcar

Crema de mascarpone

  • 500gr queso mascarpone
  • 4 yemas de huevo
  • 90-100gr azúcar
  • 1 chorrito de amaretto, tía maría, esto al gusto, como si no queréis ponerle nada.

Montaje: 200-250gr chocolate blanco, 1 chorrito de café y 1 tableta chocolate 70%cacao (para que dé el toque “amargo” del cacao.

 

1. Elaboración del bizcocho:

En primer lugar separamos las claras y las yemas de los huevos, y tomamos las claras. Le añadimos la harina el cacao, el azúcar y la mantequilla y mezclamos bien. La idea es que salga un bizcocho compacto, no queremos que suba, por eso no le añadimos ni levadura ni bicarbonato ni ningún otro gasificante.

Para hornearlo, podemos ponerlo en la bandeja donde montemos el tiramisú directamente, y hacer el montaje encima del bizcocho sin sacarlo, o en otra bandeja con papel de horno, y después retirarla y colocarlo en la bandeja del resultado final. No es necesario sacar el bizcocho de una pieza, si se rompe no hay problema porque va cubierto con la crema y no se verán los desperfectos.

En cualquier caso, precalentamos el horno y horneamos unos 10min a 180º. Introducimos un palillo para que salga limpio, pero sin dejar que se haga mucho para evitar que se endurezca.

 

2.-Elaboración de la crema

Mezclamos el queso mascarpone con las yemas de huevo y el azúcar, y le añadimos un chorrito de algún licor, el que nos guste, o simplemente lo dejamos así. Yo últimamente no le pongo nada, porque nos gusta más el sabor de la crema sin nada, pero es cuestión de gustos.

Queda la crema muy suelta pero después en el frigorífico cuaja para poder cortarla.

3.- Montaje

Ponemos en el fondo de la bandeja el bizcocho de chocolate. Si os gusta el toque a café, se puede regar un poco el bizcocho con café, haciéndole agujeros previamente con un tenedor para que filtre el café. La cantidad de café es al gusto de los cocineros!!

Encima del bizcocho, ponemos el chocolate blanco previamente fundido con un chorrito de leche para que quede suelto para extenderlo, pero no mucha leche porque tiene que cuajarse.

Encima del chocolate blanco extendemos la crema de mascarpone y una vez extendida, pasamos a refrigerar.

Normalmente lo suelo hacer por la mañana y por la tarde paso a darle el toque final, pero cuanto más tiempo refrigere, más manipulable estará para servirlo. Si se hace por la tarde, a la mañana siguiente esta ideal para darle el toque final.

Una vez endurecida la crema en el frigorífico, se cubre con cacao en polvo (igual que el tiramisú original), y después pico (no se raya, se pica para que queden pedacitos crujientes) el chocolate amargo y se esparce por encima del pastel.

Y así queda finalizada esta especie de tiramisú a mi propio estilo.

Os aseguro de verdad que no os vais a arrepentir si lo hacéis. Lo he llevado a muchos sitios con distinta gente y la reacción es unánime. A todo el mundo le encanta!!! Y yo espero que a vosotros también!!!

Como siempre, podéis compartir los resultados en nuestra página de Facebook

Un beso. Sara

Mi Tiramisú

White Chocolate Cheesecake

Hola chicos!!!

Fui yo la encargada de dar el pistoletazo de salida a las navidades, y soy yo la encargada de hacernos volver a la realidad.

Los Reyes Magos ya van de vuelta a Oriente y para muchos hoy empieza una época de dietas, cuestas de enero, ahorro, nuevos proyectos, los clásicos intentos fallidos de cumplir los propósitos de año nuevo, exámenes, rutinas laborales….

En Comparte Postres, vamos a volver al ritmo normal del blog antes de la navidad, pero nos negamos en rotundo a quitar el dulce de nuestras vidas, y el propósito de año nuevo que hemos hecho los que formamos COMPARTE POSTRES es seguir “engordando” juntos. ¡¡¡Y nosotros si lo vamos a cumplir!!!

Hoy os traigo una receta que hice hace un tiempecillo y que gustó mucho en casa. No tenía mucho tiempo y andaba falta de inspiración, tenía un evento y me decidí por una versión de la clásica cheesecake que enconré en un canal de Youtube que me recomendaron. El canal en cuestión se llama “De uvas a Peras”.

Cogí la idea de este blog pero hice una fusión entre ésta receta y mi Tarta de Queso clásica, que adoro con toda mi alma!!!jeje.

La tarta que os traigo se trata de una Tarta de queso con Chocolate blanco y cobertura de chocolate.

Lo principal que cambié es que personalmente, no soy muy amiga de la nata líquida, así que intento usarla lo menos posible. Algunos me dirán que es una barbaridad hacer ciertas cosas sin nata, pero a mi me gusta el resultado sin ella.

En definitiva, aquí os dejo la receta de MI tarta, pero repito, la receta original la podéis encontrar en el canal de youtube “De uvas a peras”.

WHITE-CHOCOLATE CHEESECAKE:

Para la base:

  • 170gr galletas digestive
  • 80gr mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas soperas de cacao en polvo (yo uso el de Hacendado)

Para la tarta:

  • 800gr crema de queso (tipo Philadelphia)
  • 200gr chocolate blanco
  • 70ml leche entera
  • 2 huevos
  • 5 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 cucharada de harina
  • Esencia de vainilla

Para la cobertura:

  • 150gr chocolate para fundir
  • 50gr mantequilla sin sal
  • 30ml leche entera

PREPARACIÓN

  • Para la base:

En primer lugar, machacamos las galletas. Yo uso las galletas digestive porque son más duras, y a mi personalmente me gusta la base de la tarta de queso crujiente. Una vez usé galletas maría y no me gustó el resultado.

Para machacarlas, las meto en una bolsa transparente y le doy golpes con un rodillo en el suelo. Es un método un poco brusco, pero es más fácil y más rápido que con el picador que yo tenía.

Una vez machacadas las pongo en un bol y le añado el cacao en polvo.

Derrito la mantequilla en el microondas y se la añado a la mezcla anterior.

Una vez bien mezclado, pongo la pasta de galletas en el fondo del molde para la tarta. En este caso he usado un molde de silicona, que no me gustan especialmente, pero era el que mejor me iba.

  • Para la tarta:

En primer lugar, pongo a derretir el chocolate blanco con la leche en el microondas en tandas de 1 minuto. Cuando pase el primer minuto, saco y muevo la mezcla. Es importante ir moviendo, porque con el mismo calor se va derritiendo el chocolate, y si lo dejo mucho tiempo en el microondas esperando que se derrita por completo ahí dentro, puedo quemar el chocolate. Lo mejor es dejarlo sin derretir totalmente, que al moverlo fuera, con su propio calor, él solo acaba el proceso.

Por otra parte, ponemos la crema de queso, el azúcar, los huevos y la harina, y mezclamos bien hasta que nos quede una crema sin grumos.

Añadimos un poco de esencia de vainilla si nos gusta y el chocolate blanco ya derretido a la mezcla de la crema de queso.

Mezclamos bien y lo vertemos en el molde encima de la galleta.

Hemos precalentado el horno a 170º, y metemos la tarta a esa temperatura durante apróximadamente 40 minutos.

Pasado ese tiempo, introducimos un palillo, y si sale limpio, ya tendremos nuestra tarta hecha.

Dejamos enfriar dentro del horno.

Una vez frío, metemos en la nevera, todavía dentro del molde.

Yo lo dejé ahí toda la noche, y a la mañana siguiente desmoldé muy muy fácilmente y le puse la cobertura.

  • Para la cobertura:

Fundimos en el microondas el chocolate la mantequilla y la leche, siguiendo el mismo proceso que he explicado antes para el chocolate blanco.

Una vez fundido, lo dejamos reposar y que se enfríe.

Cuando está a temperatura ambiente cubrimos la tarta con el chocolate, y colocamos en la tartera.

Podemos meterla en la nevera pero es aconsejable sacarla un rato antes de servir para que el chocolate no se haya endurecido mucho.

Yo cuando le puse la cobertura, la tuve 5 minutos en el frigorífico, y listo!!

La tarta estaba buenísima. No estaba para nada empalagosa, puesto que el queso rebaja muchísimo el dulzor del chocolate blanco.

La verdad es que gustó bastante, y es muy fácil y muy rápida de hacer. La recomiendo al 100%.

Espero que os guste!!

Como siempre, esperamos que os animéis a hacer nuestras recetas, y nos enseñéis vuestros resultados en nuestra página de FACEBOOK.

Un beso. Sara

White Chocolate Cheesecake