Panettone

Hola amigos!!!

En primer lugar, aunque ya lo hemos hecho en el blog en nombre de todos los que formamos COMPARTE POSTRES, yo personalmente, quería desearos una MUY FELIZ NAVIDAD.

Espero de todo corazón que vuestra Nochebuena haya sido la más buena de todas, que paséis un fin de año inolvidable y como sé que habéis sido MUY buenos, estoy segura que los Reyes Magos se van a portar estupendamente con vosotros.

Y en segundo lugar, me pongo manos a la obra con lo que mejor sabemos hacer, compartir nuestras experiencias reposteriles con vosotros.

Hoy os traigo un dulce navideño típico de Italia, aunque podemos encontrarlo fácilmente en éstas fechas en cualquier supermercado de cualquier país.

El artículo de Wikipedia nos habla un poco de su origen, y nos cuenta lo siguiente:

“Hay muchas leyendas sobre el origen del panettone. Según la primera de éstas, la historia de este postre nació hace más de cinco siglos, alrededor de 1490, cuando un joven aristócrata, Ughetto Atellani de Futi, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán. Para demostrarle su amor se hizo pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con forma de cúpula a base de frutas confitadas y aroma de limón y naranja. Los milaneses empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir el «pan de Toni», quien así se llamaba el ayudante, y de ahí viene el nombre de panettone.

Según otra leyenda, probablemente más conocida, el panettone nació en la corte de Ludovico el Moro, señor de Milán desde 1494 a 1500, en la Nochebuena. Se cuenta que el Duque celebró la Navidad con una gran cena, llena de deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa. El postre iba a ser la natural conclusión de tan lujoso banquete, sin embargo, al momento de sacarlo del horno, el cocinero se dio cuenta que se había quemado. Hubo un momento de terror en la cocina de Ludovico, pero afortunadamente un lavaplatos, llamado Antonio, había pensado utilizar las sobras de los ingredientes para amasar un pan dulce y llevárselo a su casa. Dada la situación, el joven Antonio propuso al cocinero servir su pan como postre. Era un pan dulce muy bien subido, lleno de fruta confitada y mantequilla que fue llevado inmediatamente al Duque. El inusual postre tuvo un enorme éxito y Ludovico preguntó al cocinero quién lo había preparado y cuál era su nombre. El cocinero le presentó al Duque al joven Antonio, quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre. El señor entonces decidió llamarlo «Pan de toni Panettone», que con los siglos se convertiría en panettone.

El primer registro del panettone como dulce navideño tradicional milanés es un artículo del escritor iluminista Pietro Verri en el siglo XVIII, que lo llama pane di tono (‘pan grande’).

Su industrialización hizo que su consumo se hiciera tradicional en Italia, y luego a nivel mundial, durante la Navidad. En el año 1919 el empresario milanes Angelo Motta y luego en el 1933 Gino Alemagna, lanzaron en toda Italia y el mundo el panettone, dulce típico de Navidad.

De aquel primer pan se han derivado numerosas variaciones y se puede encontrar con uvas, pasas, piñones, almendras, chocolate y frutas confitadas. En Milán terminó por convertirse en un postre tradicional navideño, sobre todo desde que los empresarios empezaron a regalarlo a sus clientes como obsequio.”

En mi caso, descubrí el Panettone gracias a mi madre, que es una apasionada de las frutas confitadas y cuando encontró este postre lo convirtió en uno de sus favoritos.

He tenido la suerte de probar un auténtico panettone casero que realizó la matriarca de mi “familia” italiana, y desde entonces, tenía muchas ganas de hornear uno yo misma, ya que como bien sabéis todos los que nos seguís por aquí, las cosas que uno hace, y si las hace con ganas y cariño, saben muchísimo mejor.

Después de buscar recetas y ver muchos vídeos, finalmente me decidí por seguir las recomendaciones de Cristina Lorenzo del blog “Kanela y limón”. Me decidí por usar su receta porque después de haber hecho algunas cosas suyas, sé que todo lo que hace Cristina es un éxito asegurado.

Seguí sus recomendaciones, pero cambié un poco la forma de proceder.

Sin más, nos ponemos manos a la obra!!!

INGREDIENTES PANETTONE (2 buenos Panettones)

Para la masa madre:

    • 100gr harina. Yo usé harina de trigo todo uso.
    • 35gr levadura fresca
    • 1 cucharada de azúcar (medida con las cucharas medidoras).
    • 80 ml agua tibia

Para el resto de masa:

    • 5 huevos batidos a Tª ambiente
    • 150gr mantequilla sin sal a Tª ambiente cortada en trozos
    • 180gr azúcar
    • 2 cucharadas esencia de azahar.
    • 1 cucharadita esencia de vainilla.
    • Ralladura de 2 naranjas.
    • 1 pizca de sal
    • 15gr levadura fresca
    • 600gr harina.
    • Masa madre.

Para rellenar (a un panettone le puse fruta y a otro el chocolate y las galletas)

    • 150gr fruta confitada
    • 150gr chocolate negro Nestlé
    • 50 gr galletas.

PREPARACIÓN

En primer lugar tenemos que comenzar a elaborar la masa madre, que usaremos como fermento principal en el panettone.

Para empezar, disolvemos la levadura en el agua tibia. Es importante que el agua esté tibia, y no caliente, porque puede “matar” a la levadura.

En un bol, mezclamos todo, harina, azúcar, y levadura disuelta.

Mezclamos bien y tapamos el bol con papel film.

Dejamos reposar para que la levadura haga su efecto y doble el volumen. Yo dejé 3 horas.

Pasadas las tres horas, procedemos a formar el resto de la masa.

Batimos los huevos, azúcar, mantequilla, esencia de azahar, de vainilla, ralladura de naranja, levadura disuelta en 20-30 ml agua, sal, masa madre, y vamos añadiendo la harina poco a poco, para ir mezclando bien.

Amasamos todo bien durante 30 minutos. Es importante que quede todo muy bien integrado, que se haya mezclado bien la mantequilla y la masa madre.

Tengo que decir que esta masa me resultó muy difícil de manipular. Es muy pesada, y estaba muy pegajosa. No quise añadir más harina porque eso le quitaría esponjosidad, pero como siempre, todo es cuestión de paciencia y ganas de que salga bien el panettone!!!jejeje

Una vez que la masa está bien mezclada, la pasamos a un nuevo bol al que le puse aceite bien untado por las paredes. Tapamos con papel film y volvemos a dejar fermentar.

En esta ocasión, la dejé toda la noche, estaría fermentando casi 10 horas desde que la dejé hasta que volví a manipularla.

A la mañana siguiente, para empezar, fabriqué mis moldes para el panettone, que hice con cartulina, forré con papel de horno en el interior y con papel aluminio por fuera para que reforzara las juntas.

Dividí la masa en dos y pasé a rellenarla.

A una parte le puse fruta confitada, y a la otra chocolate partido a trocitos y galletas también troceadas.

Esto me costó trabajo porque la masa era realmente difícil de manipular. Si nos mojamos los dedos con agua, preferiblemente tibia, podemos manipular con los dedos sin que se nos pegue la masa.

Una vez bien mezclado, puse cada masa en su molde. Apreté bien para que no quedara aire dentro, volví a tapar con film y a dejar reposar en el molde para que aumentara de nuevo el tamaño.

Esta vez pasaron unas 5 horas. La fermentación esta vez tardó más, y subió menos, puesto que la levadura cada vez hace menos efecto.

La masa debe subir hasta el filo del molde, no debemos dejarla subir más.

Precalentamos el horno a 170º, pintamos con huevo nuestros panettones e introducimos en el horno.

A mi, en los primeros 5 minutos, se me tostó muy rápido la parte de arriba, así que para el resto del horneado los tapé con papel aluminio para que les quitara un poco de calor directo.

Estuvieron unos 30-35 minutos en el horno. Los saqué cuando introducí un palillo en varias direcciones y salía limpio.

Al sacarlos, los dejé enfriar sobre una rejilla 10 minutos en el molde. Quité los moldes y los dejé sobre la rejilla.

Cuando estaban fríos, los puse en un plato y cubrí con papel film para conservarlos bien tiernitos para la Nochebuena.

El resultado nos ha encantado. El sabor es delicioso, esta muy conseguido, y la textura idem de lo mismo.

Se pueden encontrar panettones en los supermercados muy bien de precios y hay quien pone en duda (esa es mi madre) si merece la pena hacerlos con el trabajo que requiere. Mi respuesta es SI, claro que merece la pena. A los que nos gusta la cocina no nos asustan unas horas de fermentación ni una masa pegajosa, y nada es comparable a la satisfación de ver a toda tu familia saboreando tu Panettone Navideño casero, en Nochebuena.

Hay cosas que no tienen precio!!!!

Espero que os haya gustado y que veáis que cualquiera puede hacer un delicioso Panettone para navidad, sin electrodomésticos, sin experiencia… solo con paciencia, y mucho amor!!

Feliz final de año a todos!!!

Un beso. sara

Panettone

Cinnamon Rolls o Rollitos de Canela

Los Rollitos de Canela o Cinnamon Rolls fueron inventados en el año 1920 y no tenían la categoría de postre, sino que era considerado un pan dulce.

Actualmente estos rollitos son parte esencial de la repostería estadounidense y del norte de Europa, sobretodo para acompañar al café.

He visto muchas recetas en internet, libros de repostería, pero lo que me animó a hacerla fue este vídeo.

La receta está hecha muy parecida a como aparece en el video, exceptuando la mezcla de huevo y leche con la que se pincelan los rollitos antes de meterlos al horno y una pequeña variación en el relleno.

La receta es la siguiente:

Para la masa:

– 550 gr de harina

– 8,5 gr de levadura

– 70 gr de mantequilla derretida

– 210 ml de leche

– 2 huevos

– 1 pizca de sal

Para el relleno:

– 1/2 cucharada de canela

– 1/2 cucharada de cacao en polvo

– 200 gr de azúcar moreno

– 85 gr de mantequilla a temperatura ambiente

* En la receta del vídeo no ponen cacao pero ponen una cucharada entera de canela, yo hice mitad y mitad.

Para hacer la masa hay que mezclar todos los ingredientes que la componen con una batidora eléctrica a baja potencia durante unos 5 minutos.

Cuando la masa ya esté lista, espolvorear un poco de harina sobre una superficie limpia (encima de una mesa por ejemplo) y acabar de amasar con las manos. Espolvorear un poco de harina en el bol donde hemos mezclado la masa y dejar reposar dentro la masa tapada con un trapo durante una hora.

Pasada esa hora le quitamos con las manos el aire que habrá generado la masa y preparamos de nuevo con harina la superficie lisa. Esta vez con el rodillo estiraremos la masa hasta que nos quede aproximadamente a 0,5 cm de grosor (ir espolvoreando harina sobre la masa o la mesa si vemos que se nos queda pegada a la mesa o al rodillo).

Para preparar el relleno mezclamos con una cuchara todos los ingredientes hasta que nos quede una mezcla uniforme.

Repartimos la mezcla del rellenos sobre la masa intentando llegar a todos los rincones y una vez hemos terminado se comienza a enrollar desde una de las puntas hasta el final apretando bien para que no quede aire.

Una vez tenemos toda la masa enrollada con un cuchillo (yo lo hice con un cuchillo para cortar pan) la cortamos en trozos de unos 4-5 cm aproximadamente.

Colocamos los rollos sobre una bandeja de horno preparada con papel de hornear, dejando una separación prudencial entre ellos porque al llevar levadura aumentarán su tamaño.

Dejar reposar en la bandeja unos 15 minutos mientras se calienta el horno a 190º. Según el vídeo, antes de hornear se pincelan con una mezcla de huevo y leche, pero yo no lo hice.

Una vez esté el horno caliente los horneamos entre 12-15 minutos.

Cuando ya estén horneados los sacamos del horno, se dejan enfriar en la misma bandeja (con cuidado porque el azúcar se habrá derretido y quema bastante). Y ya estarán listos para comer. También se les puede añadir glasa, elaborada normalmente con leche y azúcar glass.

Cinnamon Rolls o Rollitos de Canela