Brownie de frambuesa y chocolate

Hace mucho, mucho tiempo, una amiga y yo quedamos en irnos de cena. Mucho tiempo son dos años. Todos los veranos, un grupo de periodistas nos reunimos para cubrir el Festival de Mérida en un bar en el que ponen un “menú de Festival” francamente penoso. Mi amiga es de La Serena, conocida por sus famosos quesos. Llevamos dos años “haciendo una cenita” en su casa, con productos de La Serena. Yo quedé en llevar un brownie. E hice dos, por aquello de no llevar algo que no hubieras hecho anteriormente. La receta es de Isa Chandra Moskowitz.

El problema con los brownies (o el problema que yo tengo con los brownies, que en lo de la repostería no estoy nada ducha) es que no sé cuándo están hechos. Si metes un palillo, ha de salir masa. Pero claro… ¿ha de salir “un poquito” de masa, unas miguitas pegadas al palillo, o ha de salir el palillo chorreando chocolate? El primero se me horneó de más. Pero, en contra de lo que dicen todos (que no se puede comer un brownie sobrehorneado), lo cierto es que está muy bueno… o es que yo no tengo un paladar excesivamente gourmet, que también puede ser. El siguiente lo dejé menos tiempo… y puse un termómetro de horno. Está más jugoso. Debería hacer tres o cuatro más, pero al final siempre acabo probándolo y teniendo en cuenta que estoy intentando adelgazar, cena y brownie ya son demasiadas transgresiones como para practicar brownie tras brownie a ver si le cojo el punto…

Estas son las dudas de la principiante… Dudas que se me solucionaron cuando leí el libro de la pastelería Fat Witch de Nueva York, de la que tengo su libro de brownies. Pero lo leí un día después de haber horneado los brownies… Sí, soy así.

Ingredientes:

  • 115 gramos de chocolate negro, picado
  • 1/2 taza (167 gramos) de mermelada de frambuesa. La escogí Diet, de La Vieja Fábrica. Porque era la que había, oye.
  • 1/2 taza (103 gramos) de azúcar. Mi azúcar no es blanquilla, es ecológica y tiene granos más gordos, así que posiblemente la media taza de azúcar blanquilla pese bastante más. Con esta medida no queda muy dulce. Si os gustan las cosas muy dulces, añadid más.
  • 1/2 taza (123 gramos) de puré de manzana (el puré de manzana se hace poniendo manzana a cocer con un chorrito de zumo de limón y poca agua. Se tapa, se deja cocer hasta que las manzanas estén blandas y se pasa por la batidora. Se puede congelar).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de extracto de almendra
  • 1 taza (136 gramos) de harina de repostería
  • 1/2 taza (66 gramos) de harina integral de trigo
  • 1/4 taza (30 gramos) de cacao en polvo (no Cola-Cao, cacao puro)
  • 1/4 cucharadita de polvo de hornear (levadura Royal)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 taza (100 gramos) de frambuesas congeladas, sin descongelar


Preparación:

Precalienta el horno a 180º C. Engrasa un molde cuadrado de 20 cm de lado con margarina. Ponle papel de hornear (lo de la margarina impide que el papel se mueva: yo no lo hice y aquello bailaba que daba gusto) y engrásalo ligeramente con margarina derretida. Espolvorea harina en la superficie (sin pasarse: estamos enharinando el molde, no creando una capa de harina: tira la que sobre si te pasas).

Derrite el chocolate troceado al baño María y reserva.

En un bol grande, mezcla juntos la mermelada, el azúcar y el puré de manzana. Yo lo batí con una batidora de varillas hasta que todo se integró bien.

Tamiza la harina, el cacao en polvo, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal en un bol. Mezcla bien con una espátula de silicona o una cuchara de madera.

Agrega la mezcla de harina y cacao al bol de la mermelada y el puré y mezcla. Yo usé una espátula de silicona fuertecita. La masa queda dura como una piedra, ojo. Pero hay que darle a los brazos hasta que se integre bien y no se vea la harina. Agrega ahora las frambuesas congeladas y dale unas vueltas.

Ahora tenemos que echar la masa en el molde. Como buenamente se pueda. Yo la eché toda en el centro, raspando las paredes del bol con la espátula de silicona. Luego, con una espátula de repostería bien mojada en agua cada vez, la fui extendiendo por el molde, también como pude. Si sois muy duchos, lo mismo os queda todo lisito y mono: a mí no me quedó así.

Hornea de 16 a 18 minutos. Un palillo debe salir húmedo de masa aún, porque se terminará de hacer fuera del horno. Sacas el molde, lo dejas encima de una rejilla diez minutos, desmoldas y cuando se enfríe, se guarda en la nevera. Hay quien lo congela y luego lo calienta 20 o 30 segundos en el microondas, supongo que una vez descongelado. Esto yo no lo he hecho, pero sí lo metí en la nevera.

¿Cómo saber si un brownie está hecho?

Este punto es muy importante. Si uno introduce un palillo y sale el palillo chorreando masa, al brownie le falta horno. Si uno introduce un palillo y el palillo sale seco, te has pasado horneando. Si uno introduce un palillo y en el palillo aparecen miguitas de masa, saca el brownie del horno ya. Así te quedará jugoso por dentro.

Si te has pasado de horno, no lo vayas a tirar. Está bueno igual, te lo garantizo. Bueno, tampoco es que yo tenga un paladar muy delicado…

Brownie de frambuesa y chocolate

Muffins de chocolate con pepitas de chocolate

Hola amigos!!!

Últimamente os tengo totalmente abandonados, pero es que he estado liada y he tenido que ceder mi turno!!!

Pero ya estoy de vuelta y lista para traeros lo mejor que sale de mi cocina!!!

De momento, hoy os traigo algo facilísimo y pecaminoso….MUFFINS DE CHOCOLATE con TROCITOS DE CHOCOLATE!!!

De muffins de chocolate, podéis encontrar en la blogosfera gastronómica miles de recetas para chuparse los dedos, pero a mi me gustó especialmente la receta de Nuria, de “Las Recetitas de Mirasens”.El blog de Nuria es precioso, tiene unas recetas maravillosas, y unas fotos… espectaculares!!!. No descubro nada nuevo cuando digo que en la sencillez esta el éxito, y en el caso de “Las Recetitas de Mirasens” esto es una verdad como un templo!! Os animo a todos a que os paséis por el blog,veréis como salís con varias recetas en vuestra libretita de cocina!!!

Sin perder más tiempo, me pongo con la receta!!

MUFFINS DE CHOCOLATE CON TROCITOS DE CHOCOLATE

(Receta de Nuria de “Las recetitas de Mirasens” con alguna pequeña modificación) (Ingredientes para 12 muffins)

  • 230 gr harina todo uso
  • 50 gr cacao en polvo (yo usé valor)
  • 50 gr chocolate negro fundido
  • 200 gr azúcar
  • 16gr levadura en polvo
  • 2 yogures griegos naturales
  • 80 gr aceite de girasol (yo usé de oliva porque no tenía de girasol, pero para la próxima vez lo tendré)
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas de leche entera
  • 100 gr pepitas de chocolate
  • 1 pizca de sal

Para comenzar a preparar éstas muffins, tamizamos la harina, cacao, levadura y sal y reservamos la mezcla.

Por otro lado, en nuestro bol de la batidora, ponemos el aceite, los huevos, el azúcar, el chocolate derretido y templado, los yogures y la leche, y batimos bien hasta tener una mezcla homogénea. Podemos añadir las pepitas de chocolate en este punto o dejarlas para el final.

Finalmente, añadimos la mezcla de harina poco a poco, batiendo justo lo necesario para incorporar. Nunca batir demasiado.

Llenamos las cápsulas de muffins bastante, casi hasta arriba, e introducimos en el horno precalentado a 180º.

Llenar bastante las cápsulas nos ayudará a que suban y sean bien hermosonas las muffins.

Horneamos durante unos 20-25 minutos, o hasta que al introducir un palillo esten bien hechas.

Como veis, es una receta muy fácil, y os aseguro que no os vais a arrepentir. Estan deliciosas, súper chocolatosas y muy jugosas. Vais a relameros desde el primer hasta el último bocado!!!

Y con esto, me despido hasta la próxima receta, que espero sea muy pronto!!

Como siempre, espero que os paséis por nuestra página de Facebook y nos dejéis vuestras recetas!!!

Un beso. Sara

Muffins de chocolate con pepitas de chocolate

Galletas de avena y chocolate / Chocolate fudgy oatmeal cookies

Otra receta de galletas veganas, crujientes por los bordes y blanditas por el centro. Acostumbrados como estamos en España a las galletas durísimas, de masa bien compacta, las galletas blanditas que consumen con fruición en otros países pueden parecernos “poco hechas”. Pero ¿de qué trata la cocina sino de buscar nuevos sabores y, también, nuevas texturas?

Para 2 o 2 y ½ docenas de galletas

Ingredientes:

  • 2 tazas de avena de cocción rápida
  • 1 y 2/3 taza de harina todo uso
  • 2/3 taza de cacao en polvo
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • ½ cucharadita de polvo de hornear
  • ¾ cucharadita de sal
  • 1 y ½ tazas de azúcar
  • 2 cucharadas de semillas de lino molidas
  • 2/3 taza de leche no animal (soja, arroz, avena…)
  • 2/3 taza de aceite de canola (o girasol suave)
  • 1 y ½ cucharaditas de extracto de vainilla
  • ¼ cucharadita de extracto de almendra
  • ¾ taza de chips de chocolate
  • 1 taza de cerezas secas o de pasas (opcional)

Preparación:

Precalienta el horno a 180ºC. Prepara dos bandejas de hornear con papel de horno.

En un bol mediano, mezcla juntos la harina, la avena, el cacao en polvo, el bicarbonato, el polvo de hornear y la sal. Reserva.

En un bol grande, bate juntos el azúcar, la leche y las semillas de lino hasta que se haga una crema. Añade el aceite y los extractos de vainilla y almendra y bate hasta que estén bien mezclados. Incorpora la mitad de la mezcla de harina y remueve hasta que se integre bien. Luego, echa la otra mitad y también remueve hasta que esté bien integrada. Pero justo antes de que esté bien integrada del todo, añade las pepitas de chocolate y las pasas o las cerezas si lo deseas.

Para hacer cada galleta, coge dos cucharadas generosas de masa y ponlas en la bandeja, pero ten cuidado de dejar un buen espacio de separación entre ellas, como 5 cm. O más, porque tienden a expandirse y se pegan las unas con las otras. Si quieres que te salgan redondas y bonitas, sepáralas lo máximo que puedas, aunque tengas que hacer más hornadas. Si lo deseas, aplástalas un poco con las manos mojadas o con la base, mojada también en agua, de una taza. Así salen más crujientes. Si no las aplastas, salen más blanditas por el centro. A gusto del consumidor.

Hornea 10 o 12 minutos, hasta que las galletas estén firmes y hayan subido un poco. Déjalas enfriar en la bandeja 5 minutos y luego transfiérelas a una rejilla para que se enfríen completamente. Guárdalas en una lata de galletas.

Galletas de avena y chocolate / Chocolate fudgy oatmeal cookies

Galletas de avena, chocolate y café (veganas)

¿Cómo es una galleta sin ningún ingrediente de origen animal? Yo no las tenía todas conmigo. Pensaba: estarán más pastosas. No ligará la masa. Tendré que tirarla, seguro. Pero, como me encanta el sabor del café en los postres y el toque de chocolate y, como he comprado todos los libros de Isa Chandra Moskowitz y Terry Hope Romero, tanto cuando escriben juntas como cuando han escrito separadas, me dije: Vamos a hacer esta receta de Espresso Chip Oatmeal Cookies, que tiene muy buena pinta, con sus semillas de lino molidas y su azúcar moreno…

El resultado es espectacular. Al principio, la masa queda líquida y uno piensa: esto va a ser horrible. Pero después, salen unas galletas crujientísimas por fuera y blanditas por dentro, con un sabor exquisito (y, lo aseguro, soy muy exigente con los dulces). Ahora no veo el momento de hacer todas las recetas de este libro…

Receta extraída de Vegan cookies invade your cookie jar.

Para dos docenas de galletas (lo de las docenas, en repostería, es relativo: a mí me salieron algo menos)

Ingredientes:

  • ½ taza de leche de soja, arroz, avena… Yo usé leche de avena
  • ½ taza de aceite de canola o girasol. Yo usé aceite de girasol.
  • 2 cucharadas de semillas de lino molidas. Se muelen perfectamente en un molinillo de café.
  • 1/3 taza de azúcar moreno. Yo usé azúcar de panela de comercio justo.
  • ½ taza de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2/3 taza de harina todo uso. Yo usé harina de trigo ecológica.
  • 1/8 cucharadita de canela molida
  • 2 cucharadas de café espresso instantáneo
  • 1 cucharada de cacao en polvo. Yo usé cacao en polvo con procesado holandés, que es el que hay en España, marca Valor.
  • ¾ cucharadita de polvo de hornear (se le conoce también como levadura Royal, aunque no es una levadura; lo podéis encontrar también en algunas recetas como “impulsor” o “impulsor químico”)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 y ¾ tazas de avena de cocción rápida. Yo usé avena integral ecológica.
  • ¾ taza de chips de chocolate (sin ingredientes de origen animal, claro, que nuestras galletas son veganas).

Preparación:

Precalienta el horno a 180ºC y forra dos bandejas de horno con papel de hornear.

En un bol grande, mezcla juntos la leche, el aceite, las semillas de lino, los dos azúcares y la vainilla hasta que estén hechos una crema. Tamiza en otro bol la harina, la canela, el café y el cacao en polvo, el polvo de hornear y la sal. Mezcla los ingredientes secos y los húmedos hasta formar una masa. Con la cuchara vas que te matas, no hace falta usar una batidora, porque la masa es líquida. De hecho, cuando la ves, piensas: esto no hay dios que lo hornee. Pero luego añades la avena y los chips de chocolate y aquello se compacta un poco más. Remueve hasta que se integren. Nunca te creas que te va a quedar una masa como la de bizcocho. Es una masa… Imagínate un barreño de caramelo líquido espesito lleno de copos de avena: así será tu masa.

Coge cucharadas generosas de masa y ponlas en la bandeja de hornear con 5 cm de separación entre ellas. Yo tengo una cucharada especial para estos menesteres, que es la que uso. Tiene un sistema de muelle por el cual expulsa la masa:

Hornea 14 minutos, hasta que las galletas estén ligeramente hinchadas y los bordes parezcan secos. Yo las tuve 20 porque mis galletas fueron más grandes. A los 14 minutos, sacas la bandeja del horno y echas un vistazo: ¿que parecen muy blandurrias todavía? Las metes tres o cuatro minutos más. Y ya está. Cada horno es un mundo.

Deja las galletas enfriándose en la misma bandeja de horno durante 5 minutos (no te saltes este paso o se desharán) y luego pásalas a una rejilla. Guárdalas en una lata de galletas.

Galletas de avena, chocolate y café (veganas)

Cookies con chips de chocolate

Muchos de vosotros conoceréis estas galletas. Incluso más de uno/a ya las habrá hecho alguna vez en casa. Sin duda son mis galletas preferidas y por lo que he podido comprobar, también lo son en mi casa.

Son bastante sencillas de hacer y además con ingredientes muy básicos que todos podemos disponer fácilmente en casa. Son un buen remedio para llevar siempre a casa de algunos familiares, amigos, etc.

Pues vamos manos a la masa!

Ingredientes (48 galletas aproximadamente):

– 220 gr de harina

– 1/2 cucharadita de levadura

– 1/2 cucharadita de bicarbonato

– 1/2 cucharadita de sal

– 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 125 gr de azúcar blanquilla

– 105 gr de azúcar moreno

– 1 huevo L

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 185 gr de chips de chocolate

– 125 gr de nueces cortadas a trozos pequeños

Precalentamos el horno a 180º y preparamos dos bandejas de horno con papel de hornear.

Tamizamos la harina, la sal, el bicarbonato y la levadura y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar blanquilla y moreno, hasta que consigamos una mezcla esponjosa.

Añadimos el huevo y la vainilla a baja velocidad.

Agregamos poco a poco la harina a esta mezcla mientras batimos también a velocidad baja hasta que se hayan integrado todos los ingredientes por completo.

Ahora con una espátula añadimos las gotas de chocolate y los trozos de nueces y lo mezclamos todo manualmente. Una vez tengamos la masa preparada, con la ayuda de una cuchara vamos poniendo bolitas de esta en la bandeja para hornear a una distancia de unos 5 centímetros entre cada bola porque en el horno se expanden y no queremos que se nos peguen. Horneamos durante 12 minutos y dejamos enfriar las galletas en una rejilla hasta que se enfríen.

Así puse yo las galletas antes de hornear:

Y así quedaron después de hornear:

Cookies con chips de chocolate

Happy Valentine! (Cupcakes de cacao y grosella)

Love is real, real is love
Love is feeling, feeling love
Love is wanting to be loved
Love is touch, touch is love
Love is reaching, reaching love
Love is asking to be loved
Love is you
You and me
Love is knowing
We can be
Love is free, free is love
Love is living, living love
Love is needing to be loved

No soy muy de fechas señaladas, pero me parecería absurdo rechazar una oportunidad como San Valentín para pediros que os queráis. Que améis. Que os toquéis. Que os rocéis. Que os abracéis. Que os enamoréis. De una persona. De un gesto. De una forma de mirar. Sentid, no hay nada más fantástico que el amor.

De banda sonora os propongo una de mis canciones favoritas. De fondo, suena John Lennon. Mientras, del horno, va saliendo un aroma a chocolate que invita al pecado. La grosella es el complemento perfecto. Disfrutad del día… y de la noche!

Cupcakes de cacao y grosella (para 12 cupcakes)

Ingredientes:

Para las cupcakes de cacao:

– 175 gr. de harina de todo uso

– 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

– 200 gr. de azúcar

– 2 cucharaditas (tsp -unos 8 gramos-) de polvo de hornear

– 2 huevos L

– 50 gr. de cacao puro en polvo

– 240 ml. de agua hirviendo

– Una pizca de sal

– 2 cucharaditas (tsp) de extracto de vainilla

Para el buttercream de grosella:

– 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

– 220 gr. de azúcar glas

– 3-4 cucharadas de concentrado de grosella

– Una pizca de sal

Preparación:

– Precalentamos el horno a 180º. Colocamos las cápsulas de papel en un molde para cupcakes.

– En un bol, mezclamos el cacao con el agua hirviendo. Dejamos atemperar.

– En otro recipiente, mezclamos la harina, el polvo de hornear y la sal.

– En un bol grande, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que nos quede una mezcla cremosa (unos cinco minutos con batidora de mano). Incorporamos los huevos uno a uno. Es decir, incorporamos un huevo, y batimos un minuto hasta que está completamente integrado. Incorporamos el siguiente, y el mismo procedimiento. Añadimos la vainilla y batimos.

– Añadimos la harina y mezclamos suavemente, solo hasta que esté integrada. Vertemos la salsa de cacao y batimos hasta integrar.

– Llenamos las cápsulas para cupcakes algo más de 3/4 de su capacidad (necesitamos que nos queden con capuchón), y horneamos entre 18-20 minutos, o hasta que al introducir un palillo, éste salga limpio. Dejamos enfríar en el molde unos diez minutos. Pasado este tiempo, trasladamos las cupcakes a una rejilla para que acaben de atemperarse.

– Mientras, preparamos el buttercream de grosella.

– Batimos la mantequilla unos minutos, hasta que esté cremosa.

– Mientras batimos, añadimos la mitad del azúcar. Cuando esté integrado, añadimos la otra mitad y la sal. Batimos.

– Tendremos una crema muy espesa. Vamos añadiendo la grosella, de cucharada en cucharada, hasta que obtengamos la consistencia que deseamos. Batimos cuatro minutos hasta que obtengamos una mezcla muy cremosa y homogénea.

-Si queremos un sabor y textura más suaves, podemos añadir un poco de leche o nata líquida. Si deseamos un color más intenso, podemos utilizar colorantes alimenticios rosa o rojo.

Montamos el cupcake

– Con un cuchillo de sierra bien afilado, cortamos la parte superior del cupcake. El borde de la cápsula de papel nos servirá de guía.

– Con un cortador de galleta con forma de corazón, cortamos un corazón de la parte superior del cupcake.


– Untamos frosting en la base del cupcake, colocando más cantidad en el centro.

– Espolvoreamos azúcar glas sobre la parte superior que hemos recortado. Montamos sobre la base, presionando ligeramente con los dedos.

Por supuesto, podéis sustituir la grosella por cualquier otra fruta roja, natural hecha puré o en confitura. ¿Sabéis lo afrodisíacamente bien que combina el chocolate con la frambuesa?

Desde ‘Comparte Postres’, esperamos que disfrutéis de estas cupcakes y de el día de San Valentin!

¡Buen provecho!

Happy Valentine! (Cupcakes de cacao y grosella)

Loaf de plátano y chocolate

Creo que he perdido la cuenta de los bizcochos tipo loaf que llevo hechos. También creo que he perdido la cuenta de las receta del libro The Primrose Bakery Book que llevo hechas porque todo lo que sale de ese libro tiene un resultado espectacular. Y este desde luego no fue ninguna excepción.

La mezcla de sabores, del chocolate y del plátano, en mi opinión es perfecta y hacen que este bizcocho sea idóneo para comer tanto en un desayuno como en una merienda.

Sin entretenerme más paso a detallar los ingredientes:

– 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 250 gr de azúcar

– 2 huevos L

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 250 gr de harina

– 2 cucharaditas de levadura

– 4 plátanos maduros hechos puré (si son muy grandes yo podría tres)

– 175 gr de chocolate

Precalentamos el horno a 170º. Y engrasamos nuestro molde con aceite y lo enharinamos un poco.

Empezamos troceando el chocolate (se pueden utilizar también gotas de chocolate). Yo usé chocolate  con leche porque el negro no me gusta mucho. Mezclamos el chocolate troceado con el puré de plátano y reservamos.

Tamizamos la harina con la levadura y reservamos.

Con una batidora eléctrica mezclamos la mantequilla con el azúcar durante unos tres minutos, hasta que quede una masa uniforme. Yo la mantequilla siempre la caliento durante unos 20 segundos en el microondas, porque ahora con el frio no se queda muy blanda.

Sin dejar de batir incorporamos los huevos, primero uno y luego el otro. A continuación añadimos el extracto de vainilla.

Mientras la mezcla se sigue batiendo vamos incorporando la mezcla de la harina y levadura poco a poco, pero sin que quede demasiado mezclado. Sin prisa, pero sin pausa.

Con una espátula incorporamos el plátano y el chocolate a nuestra mezcla y lo integramos a mano. Lo volcamos sobre nuestro molde y horneamos durante 45 minutos. Antes de retirarlo del horno comprobaremos que está listo insertando un palillo en el centro.

Dejamos enfriar en el molde durante 5 minutos y seguidamente desmoldamos y dejamos enfriar encima de una rejilla hasta que se enfrie por completo.

Creo que este bizcocho también puede estar muy bueno servido cuando todavía esté un poco caliente.

 

 

 

Espero que os guste!

Elena

Loaf de plátano y chocolate