Cheesecake bicolor – Marcos Style

Hola chic@s!

Antes de salir de casa, hice este cheesecake, a mi estilo, para compartir con unas amigas previo a mis vacaciones

Está hecho en un paso a paso muy simple, y fue la excusa perfecta para utilizar mi nuevo libro de técnicas clásicas, comprado en amazon.com

Espero les guste!

Cheesecake Bicolor

Ingredientes

Masa

Harina para pastelería 250grs

Mantequilla 200grs

Azúcar glass 125 grs

Esencia de vainilla, a gusto

Huevo, 1

Yema, 1

Relleno

Crema de queso, 800grs

Azúcar 200grs

Huevos 4

Piel de limón, 1

Maizena 50 grs

Chocolate de taza 100grs

Manzanas asadas 3

Paso a Paso

Como primer paso, trabajaremos con la mantequilla fria y cortaremos cubos pequeños, siempre cuidando que no tome calor, muy importante para el correcto desarrollo de la técnica de esta masa. Comenzar a realizar un arenado, junto con el azúcar y la harina, es decir, unos pequeñísimos grumos, con estos 3 ingredientes. Lo más importante de todo es diferenciar una arenilla que es lo que tenemos que lograr, a un empaste, que es lo que queremos evitar, ya que de lo contrario la masa no será buena.

Una vez formada esa mezcla similar a arena húmeda, agregar los huevos. Unir bien hasta formar el bollo de masa. Cubrir con un film plástico y llevar al refri para que tome frío, ya que por la gran cantidad de mantequilla se puede tornar difícil para trabajar

Con laa masa ya fría, forrar un molde desmontable para tarta, no hace falta estirarla con palo de amasar, ya que se puede hacer con la mano perfectamente, forrando el molde con pequeños trozos de la masa, y uniéndolos luego con los dedos (esto se facilita por la cantidad de materia grasa en la composición de esta masa)

Picar con un tenedor para evitar que se levante en el horno durante la cocción. Cocinar sin ningún relleno por unos 10 minutos para que se seque un poco y forme un piso, que evitará que luego, nuestro relleno, le pase humedad y nos dé la sensación de que la masa aún no está del todo cocida

Pasados los 10 minutos, dejamos la masa fuera del horno para que se enfríe y nos ponemos a trabajar en el próximo paso de nuestro postre

Pelamos las manzanas verdes y las cortamos en pequeños gajos. En una sartén caliente, las doramos con un poco de mantequilla y azúcar para que se caramelicen (también se puede hacer este proceso en el horno si se desea). Reservar para más tarde. Este toque frutal será un buen contraste con lo cremoso de nuestra crema de queso

Para nuestro relleno estrella: Unir en un bol la crema de queso, con el azúcar y la piel de limón. Agregar los huevos de a 1 (muy importante!!) y una vez que la preparación está homogenea, agregar la maizena muy bien tamizada, e incorporar con un batidor y movimientos envolventes, para evitar formación de grumos desagradables

En este punto, dividirla en un 75% que quedará sabor neutro, y el 25% restante que será de chocolate. Para ello, calentaremos en el microondas el chocolate y se lo agregaremos para obtener una mezcla homogénea

Reservar la mezcla por unos minutos en el frío. Mientras tanto colocamos, sobre la masa ya fría, las manzanas caramelizadas, y sobre ellas, la mezclas de crema de queso, alternando el sabor neutro con el de chocolate, jugando un poco para que se forme el “marmolado” que buscamos

La preparación deberá ir a un horno de 160-180 grados, por aproximadamente 70 minutos. Comprobar siempre, con un palillo en el centro de la preparación, que el mismo salga seco, para así asegurarnos de que se ha cocido como necesitamos. Esto dependerá del horno que tengamos, que tan bien trabaje…y lo más importante…que tanto lo conocemos!!

Cuidado!! No caer en la tentación de querer desmoldarlo en caliente, porque es un paso hacia el desastre, jeje

Servir (si son como yo no se aguantarán demasiado!) bien frío, que es cuando mejor se relacionan todos los sabores

Espero lo puedan poner en práctica y compartirlo con quienes más quieran

Besos para todos y gracias por estar del otro lado

Marcos

Anuncios
Cheesecake bicolor – Marcos Style

Mousse de turrón de Jijona con mascarpone y chocolate blanco

La receta que hoy quiero compartir con vosotros es de las que más me gusta hacer en Navidad. Por varios motivos.

– Es MUY facil.

– No quita nada de tiempo. En apenas media hora puede estar hecha.

– Se puede realizar con antelación y congelar. Perfecto para esas comidas y cenas de Navidad en las que la preparación de los platos principales absorben todo nuestro tiempo.

– Es muy ligera y de sabor suave, lo cual es un alivio después de una comida o cena típica de Navidad, tras las que puedes salir por la puerta rodando.

¿Os parece poco? Pues esperad a probarla. Ahí tendréis el principal motivo para hacerla.

Mousse de turrón de Jijona con mascarpone y chocolate blanco

Ingredientes (para seis copas)

– 150 gr. de turrón de Jijona.

– 150 gr. de chocolate blanco.

– 250 gr. de queso mascarpone.

– 200 ml. de nata para montar (35,1% m.g.).

– 100 ml. de leche entera.

– 2 hojas de gelatina.

Preparación:

– Se ralla o se pica muy fino el turrón.

– Se ponen a hidratar en agua fría las hojas de gelatina, unos cinco minutos.

– Se derrite en el microondas el chocolate blanco troceado, removiendo tras cada tanda de 30 segundos para que no se queme. Con tres tandas (1’30 min.) será suficiente.

– Se disuelve la gelatina hidratada en la leche muy caliente (¡que no hierva!). Se añade al chocolate derretido. Se integra bien con unas varillas.

– Se añade el turrón rallado y el mascarpone. Se integra bien a mano con unas varillas.

– Aparte, semimontar la nata muy fría. Integrar en la mezcla anterior con una espátula, con movimientos envolventes para que no se baje la nata.

-Repartir en copas y dejar enfríar, al menos, unas tres horas en la nevera. Sacar de la nevera unos 10 minutos antes de servir. Decorar con crocanti de almendra (como en este caso), con hilos de chocolate negro derretido, con finas lascas o virutas (sacadas con un pelador de verduras) de turrón y chocolate blanco,… ¡dejad volar vuestra imaginación!

CONSEJO PARA CONGELACIÓN: Como, probablemente, no podáis congelar las copas de cristal, os doy una sugerencia en caso de que queráis preparar este postre con unos días de antelación y conservar en el congelador: congelar en vasitos de plástico desechables. El día del banquete, desmoldaréis de la forma más facil, cortando el vaso con unas tijeras, y dejaréis descongelar las mousses unas horas en la nevera ya servidas sobre los platos de postre. (Recordad que esta mousse se sirve fresca, nunca congelada).

Buen provecho, y ¡MUY FELICES FIESTAS!

Mousse de turrón de Jijona con mascarpone y chocolate blanco